ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
20, Octubre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
APUNTE
Estas campañas que ves
04, Junio 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

En los casi cincuenta años que tiene este escribiente de andar en eso que suele llamarse periodismo, nunca, lo que se llama nunca, había visto un proceso electoral más sucio, corrupto (véanse si no las candidaturas “independientes” que inventaron el INE y el TRIFE) e irresponsable, a más de oneroso e inmerso en el descrédito fundado de la gran mayoría del pueblo mexicano. 


No es cosa de preferencias o adhesiones, de rechazos o apoyos: es una realidad tan clara como triste, que ilustra penosamente nuestra situación de atraso cultural y político. Aparte, y de manera central, desde luego, el aparato oficial, con sus trampas y corruptelas.
 
Actores de sobra conocidos, de los colores que sean y que igual se cambian de “partido” un día sí y otro también, como cambiar de calzones, si el caso fuera (muchos de los candidatos, hablando genéricamente, muy probablemente no se los cambian a menudo) nos inundan de “mensajes” que rayan en la tontería, que son supina muestra de lo que nos espera pues algunos de ellos habrán de “llegar”, por obra y gracia de esta “democracia” que ves.
 
Gran parte de la sociedad, con la proporción del caso, que está inmersa en la corrupción, dígase lo que se diga, en estricto no hace más que mirar los toros desde la barrera del “feis” y colaterales.
 
¿DEJAR HACER Y PASAR?
La “opinión pública” (más lo último que lo primero, pues aquello requiere de un mínimo apego a la razón) y la vox populi, que no es lo mismo pero es igual (y que cada vez se aleja más de la vox Dei) deja hacer y pasar mientras muchos se enrolan en “cruzadas” que, en estricto, carecen de causa (y de cruzados reales, por cierto) si del fondo del problema se trata.
 
Vale, en todo sentido, lo que he publicado ya en varias ocasiones anteriores, pero que sigue teniendo plena vigencia a unos cuantos días de la mexicana elección, luego del proceso electoral más sucio de que se tenga memoria.
 
La opinión pública se relativiza sin remedio; la reflexión está casi ausente y no hay vocación analítica (para eso están ahora “redes” y enredados). Así, las directrices de pasillo, qué le vamos a hacer, se convierten en divisa de las decisiones colectivas.
 
Todo se presenta como hecho consumado y de común así opera porque los receptores, incluyendo a los que de nada se enteran y luego “deciden”, no son partícipes ni actores democráticos.
 
Los ecos que llegan marcan la diferencia mientras se apuesta, en el fondo y a contrapelo del discurso racional, a la inmovilidad, la pasividad, el alejamiento de la cosa pública.
 
Seguirán llegando, mientras el pueblo no se mueva.
 
Y en momentos de lucidez regresa la pregunta: ¿De dónde salieron? ¿Qué justifica, de veras, esas presencias? ¿Qué pasa?”
 
LOS PLEITOS DE LA FARSA
Pero ya van a terminar esas campañas que ves, esos remedos del “compromiso” que se convierte en vil farsa de la promesa que se sabe tramposa. La cruzada de la figuración se dibuja cada vez más con trazos tan claros como su inocuidad en hablando de la democracia real y el interés general.
 
En efecto, y sin sombra de duda, de lo que se trata es que se pierda de vista el hecho inconcuso de que son los dueños del dinero, utilizando a una “partidocracia” de poder relativo y delegado, quienes han decidido y tienden a seguir decidiendo el futuro político del país (y de Sinaloa, desde luego).
 
Con los pleitos de la farsa, para los que bien sirve el circo del INE y anexos, las manías victimizantes, la mentira y la exaltación de “diferencias” inexistentes, todo mediáticamente delimitado, se trata de sustituir a la realidad. Y de que el pueblo se lo crea (muchos se lo creen, lo que hace más trágico el panorama).
 
Que no se repare en la irrelevancia (si la contrastación es con el interés de las mayorías) de cada llevada y traída “coalición” a cuyo cobijo, ni caso hay en que se niegue, medran políticos oportunistas de toda laya.
 
Y no deja de significar como referente de la “calidad” de tales alianzas la condición de ciertos epígonos saltimbanquis, más que conocidos, sin mérito propio, ni ajeno (pero igual se lo apropian, con la suma material).
 
Es en esa tesitura que se encuentran los desfiguros de “grandes” empresarios explotadores, enviando cartitas y presionando a sus empleados para que no voten por el que temen. Cuando el desenlace se de, el acuerdo llegará raudo. Se verá puntualmente. 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
‘Ese día mi casita se ahogó’
‘Ese día mi casita se ahogó’
‘Ese día mi casita se ahogó’
Mira lo que hace este hombre luego de alimentar a los perritos
Indigna entrega de colchones en mal estado en Sinaloa
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Inició la fiesta de la LMP en Culiacán
Olas arrastran a turistas en Arco de Cabo San Lucas
Se caen a pedazos techos de marquesinas de primaria
En Viñedos, del agua apestosa, salen gusanos con cola
Llega pantalla del TM: el estadio, al 90 por ciento; estará listo
¿Conoces las características de los nuevos billetes de 500 pesos?
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER