ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
22, Mayo 2018


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El terror un 10 de mayo
11, Mayo 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Se sintió mujer en plenitud y los años se le fueron quedando en el rostro. Una arruga sobre la comisura de los ojos, los párpados caídos: el marcaje de la vida, el que no se puede quitar saltaba a la vista de todos. Y más orgullosa se sintió: mujer al fin de cuentas, se dijo para sus adentros. 

Pero ese día una corazonada se le fue acumulando en las manos. Sintió que la vida le estaba jugando una broma. No era un día gris, pero aun así la tristeza por un lado le hablaba al oído y por otro la felicidad le acariciaba las arrugas. La bipolaridad de los días se reafirmó. 

En el ambiente se podía oler el desasosiego. Una corazonada retumbó sobre su pecho. Un escalofrío le recorrió el cuerpo desde los pies a la cabeza. La amenaza de algo inesperado estaba sobre la mesa. Otro golpe del corazón sobre el pecho le llegaba hasta los oídos. 

¡Tum, tum, tum! Escuchaba en su interior que la ensordecía y la alejaba de una realidad viva. De un miedo conferido a la bipolaridad del día... latía con rapidez inusitada su corazón. 

Las vio ahí, en el medio de la mesa. ¿Qué guardan en su interior, qué maldad brotaría de ellas se preguntó? cuatro cajas envueltas en papel con insignias del día. Una con flores a un costado; del otro lado una caja más grande envuelta en papel de colores con un moño amarillo: como un pequeño sol. Las dos cajas restantes dejaban ver algo en su interior. Algo reconocible y cotidiano. 

El escalofrío de nuevo. De la corazonada que se le había acumulado en las manos brotó el sudor hasta inundarlas. No se atrevía a tocar ninguno de los artefactos. Tan solo alcanzó a escuchar un ¡Tic Tac! que no lograba distinguir de entre las cuatro cajas. Ese confundible ¡Tic Tac! se unía al ¡Tum, tum, tum! de su corazón que parecía salir de su cuerpo. ¿Una bomba que haría volar la casa? se sintió en una película donde la amenaza está sobre la mesa y a punto de estallar, sin saber que cable cortar.  

Pero se dijo que no. Que ese día se había levantado con la fuerza que da la madurez, los años, las arrugas en el rostro, las pecas en las manos, el cabello emblanquecido. Temerosa tomó cada una de las cajas hasta descubrir el vientre del miedo. Se torturó abriéndolas lentamente. 

La corazonada y el terror que le habían llegado ese día se cumplieron. En la caja con flores había una licuadora; en la que parecía un sol, un juego de sartenes; en la tercera un juego de vasos de cristal de una marca reconocida. En la cuarta, valdría decir si la injusticia existe, tiene forma de reloj de pared: de los que acumulan los polvos del día. Se sintió aún más mujer, pero con la desdicha que regalan los diez de mayos. 

Twitter @EliudVelazquez 

Facebook Eliud Velázquez Barba 

Correo calamarespejo@hotmail.com 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Viven en todo su esplendor las Fiestas del Mar de la Cabras
Viven en todo su esplendor las Fiestas del Mar de la Cabras
Asesinan y queman a uno en Pericos
Seguridad del AIC somete a un hombre desnudo
Espectacular musical para bailar al ritmo de #RockAndRoll
Se muestra a nivel internacional “Yolem Jammut”
EPN con brazos metidos en la contienda: Tatiana Clouthier
La agrupación originaria de Texas se presentó en el estadio Universitario
Ataca ‘la chancla’ a funcionarios municipales
Están listos para recolectar ciruela
Familia abandona hogar porque lo invadieron las aguas negras
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER