ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
16, Agosto 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
EN DEFENSA DE LA POLITICA
La avalancha de odio
07, Mayo 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

En la elección del 2012, las redes sociales tenían influencia en el país, pero seis años después el partido de López Obrador terminó por saber usar y utilizar el espacio web, cómo un espacio donde incubar ideas y así fue su forma de trabajar.

En aquel tiempo, en redes se fueron contra todos los periodistas que no militaban con el proyecto de Andrés Manuel;  López Dóriga, Alemán,  Loret, Ciro, Adela, Marín y demás eran ridiculizados, entre tanto joven y profesionistas que estaban en redes sociales que ponían en entredicho su capacidad ética para comunicar.

En 2012, a estos periodistas le dieron con todo en redes y ese fue el debate en redes: que los grandes periodistas, de los grandes medios no eran imparciales: el tema siguió, pero los periodistas lograron  fijar agenda.

¿Cuál fue la lección de la mayoría de estos periodistas? Casi todos estos periodistas entendieron que a medida que el Gobierno de Peña Nieto se desligitimara, ellos lo harían junto con él, por eso cómo águilas viejas se cortaron el pico y las garras y mutaron.

A pesar de todo hubo saldos que pagar:  López Dóriga se volvió influencer, aunque perdió el noticiero de la noche, Denisse subió al noticiero pero es hora que no conecta, Loret siguió igual pero cuidándose el pellejo y la espalda, pero dejó de ser la referencia, Marín con todo y todo su forma de ser no dejó de ser periodista, Ciro se fue a Imagen y mutó de piel, pero Ricardo Alemán se fue de frente.

Alemán se fue de frente y no se paró.

Hasta que se filtró un twitter en que no vale la pena repetirlo, pero si decir que llamaba al odio y a la violencia política.  
Posteriormente, Televisa y Canal 11 lo despidieron y las redes no han parado.

Con el ambiente crispado y tenso, un periodista no debe de llamar o insinuar una posición que encone y tense más el ambiente.

El error de Alemán fue ese, volverse cómo los trolls que siembran odio y fake news. Un periodista fija posición, pone agenda, tiene la responsabilidad de calmar las aguas y de informar, mas no de subirse a la ola de odio cómo si fuese surfista.

El resto de los periodistas del 2012, la gran mayoría, se regeneraron cambiaron para seguir iguales,  pero supieron perfectamente que el ambiente no es el mismo que hace 6 años por eso empezaron a cuidar su pellejo y su credibilidad.

Alemán aunque sabía que no era el mismo ambiente azuzó la hoguera y no era la misma de hace 6 años.  Hoy la lumbre es más grande.

¿Cuál es la lectura? Que cuando no sabes leer el panorama y te equivocas en tu profesión, nadie te salva, ni siquiera tus protectores.

La gran lectura de sacar a Alemán de Televisa-Canal 11 es que hay tensión en el ambiente y cada quien está cuidando sus intereses y nadie quiere cargar con daños de otros.

En la avalancha de odio de las redes sociales, Alemán fue una capa  de nieve que desencadenó un  alud de mayor encono.

Y ahora ¿Quién cometerá el siguiente error?

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER