ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
27, Mayo 2018


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Entre letras de amor y odio
19, Abril 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Amado por unos, vilipendiado por otros, no menos importantes, que podemos afirmar rayaba en el odio. Uno de los grandes hombres que este país ha arrojado al mundo a través de la palabra escrita. Un hombre que aprendió, a punta de golpes, a crear un legado que hoy, desgraciadamente, pocos conocen.

 
A 20 años de la muerte de Octavio Paz, el hombre del discurso, del ensayo, de la visión, el que bajo su libertad y su palabra nos regaló un sendero enorme intransitable de poesía, la palabra “amor” brota como un manantial y un reguero de pólvora. Porque cuando digo “amado”, es que de cierta manera su trabajo poético es lo que brilla entre pastizales y algodón. Una poesía que sigue vibrante, vigente y tolerable (poco leída).
 
Y cuando digo vilipendiado, lo reafirmo a través de la historia. No es oculta la historia, para nadie, que los infrarrealistas (con Roberto Bolaño a la cabeza) boicotearan sus eventos literarios en una declaratoria de guerra y odio.
 
Porque afirmaron los más directos, que Paz, formó parte de las estructuras y del sistema político mexicano, en donde acumuló rencores ocultos hacia su persona entre propios y extraños.
 
Fue declarado el hombre de la mafia literaria mexicana, donde, de manera “Zarista”, decidía los destinos de noveles escritores. Cercenaba historia, poemas, cuentos, puntos de vista. Mayor razón para acumular odios no puede existir. Denostar la palabra de otro es incendiar la contraparte de su apellido: la guerra.
 
El laberinto de la soledad, Libertad bajo palabra, El ogro filantrópico y algunas otras obras más formaron parte de nuestra inusitada trayectoria universitaria. Yo me pregunto ¿Hoy se sigue leyendo A Octavio Paz en las aulas de las universidades? ¿Se sigue mostrando su legado a pesar de esa bipolaridad social de amarlo y odiarlo en este país tan convulso? ¿Luchan los sagrados recintos de la sabiduría ensalzar la figura más importante de la literatura nacional? Debo confirmar que no. Es un completo olvidado.
 
A 20 años de su ausencia es la misma historia quien lo pone en una balanza. Y esa balanza puede sucumbir hacia la izquierda o hacia la derecha. Igual da, porque el abismo lo espera. Y no el del odio o el del amor, si no el del olvido.
 
Octavio Paz, 20 años de su partida, de su voz inagotable, de su lucha incansable contra la palabra, de esa manera de arrastrarlas, estrujarlas y convertirlas en un oro molido como diría el poeta. 
 
Un Octavio Paz que recordamos con alegría, con enjundia. Un Octavio Paz que también juzgaremos, porque la historia, tiene que ser así.
 
 
Twitter @EliudVelazquez 
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Mendelex, al servicio de tu salud
Mendelex, al servicio de tu salud
Mónica, una estudiante por convicción y no por obligación
Creyó estar embarazada a los 70; era un tumor
Viven en todo su esplendor las Fiestas del Mar de la Cabras
Asesinan y queman a uno en Pericos
Seguridad del AIC somete a un hombre desnudo
Espectacular musical para bailar al ritmo de #RockAndRoll
Se muestra a nivel internacional “Yolem Jammut”
EPN con brazos metidos en la contienda: Tatiana Clouthier
La agrupación originaria de Texas se presentó en el estadio Universitario
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER