ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
21, Abril 2018


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Funcionarios en campaña
05, Abril 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Actitudes como la del funcionario del gobierno municipal de Ahome que acudió a un acto partidista en pleno horario laboral, además de los excesos en el manejo de los recursos públicos y la asegurada impunidad que disfrutan ante cualquier atropello muchos servidores públicos, son las que han situado a la política en los actuales niveles de descrédito.

Y claro, también provocado ese sentimiento de desaliento e irritación de los ciudadanos ante el comportamiento abusivo de muchos de esos funcionarios.

La paternidad de esas conductas ya no es exclusiva, como sí lo fue por muchas décadas, de gobiernos emanados del PRI. El acceso al poder los ha igualado todos, evidenciando que tales posturas no son cuestión de colores, preferencias partidistas o predilecciones ideológicas, sino de naturaleza humana, de falta de decencia.

No podemos generalizar, porque hay muchos servidores, en todos los niveles, que actúan con recato y en apego a la normatividad, pero los hay también que las leyes que regulan esas conductas poco les importan, sabiéndose cubiertos por la actitud demagógica que asumen sus jefes políticos, que públicamente las cuestionan y en privado no solo las toleran, sino que hasta las promueven.

La Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos del Estado de Sinaloa establece con toda claridad lo permitidos a los funcionarios para asegurar un comportamiento dentro de la legalidad, la honradez, imparcialidad y eficiencia en el desempeño de sus funciones.

Pero no es por desconocimiento que han incurrido en esas prácticas casi en todos los ayuntamientos, desde Mazatlán, Culiacán y Guasave, hasta Ahome en el caso más reciente. Es porque saben que pueden hacerlo sin consecuencia alguna.

Hechos como estos, donde funcionarios de gobierno van a actos de campaña en horarios de trabajo, o utilizan recursos humanos y materiales para favorecer al candidato o candidata de su preferencia, son los que motivan la irritación ciudadana y desatan el enojo contra la clase política.

No son de fiar esos funcionarios ni esos gobiernos que dicen no estar en campaña política pero que se comportan como si lo estuvieran.

Los gobiernos que permiten y hasta promueven esos delitos de sus funcionarios, saben muy bien que tal proceder y su respectiva impunidad solo son el primer movimiento para que cometan otros delitos de mayor gravedad.

Y no es poca cosa ni el delito ni la denuncia, porque si se atreven a hacer esto ahora, seguramente se animarán a hacer cosas peores mañana.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO egutierrez@rsn.com.mx

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Sinaloa en los ojos del mundo
Sinaloa en los ojos del mundo
Cientos disfrutan de primer día del mirador de cristal
Reportan “sitiado” El Tamarindo por gente armada
Estará el Tianguis Turístico lleno de color
Elaboran jabones y usan el amor como perfume
Ponen toda la ‘carne al asador’ para el Tianguis Turístico 2018
Vive una cuesta cargada de aventura en Mazatlán
Correr para ayudar
Mazatlán ruge con todo en magno desfile de Semana de la Moto
El Tri hace suya la Semana de la Moto
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER