ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
19, Septiembre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El dolor político
22, Febrero 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Nadie me lo contó, tan solo lo imaginé.

Él enfermó de nada. Los síntomas emigraron fuera del cuerpo y todo empezó con las pequeñas venas de sus ojos que brillan con un carmesí profundo, a punto de estallar, como quien guarda la respiración para una vida debajo del agua.

La yugular, que en ese instante emula una serpiente viva antes de atacar con sus fauces inauditas, parece saltar, estirarse, llegar hasta las comisuras del infinito y morder, clavar, las dos estacas vivas que tiene sobre la boca: henchida de sangre parece un torrente rojizo. Ahora siente que el pecho se le comprime y un amargo dolor le cala los huesos. Las palpitaciones del corazón hacen que su sangre recorra las venas con una velocidad descomunal, como un tren rápido y sin destino.

Luego sus fuerzas se ven disminuidas, no las del cuerpo y si las del orgullo. Cierra el puño, golpea la mesa y siente que un calor le abruma la piel. Un ardor que sabe amargo, oprobioso, le llena la boca de una pastosa saliva que parece no terminar. Luego vienen las sudoraciones que emanan como un torrente que se filtra por sus ropas. Se empapa su cuerpo. La temperatura emite la alerta. Débil el pulso, ahora.

No termina de ceder el calor de su torso cuando la resequedad le amortaja la lengua y entume los brazos. La herida se hace más grande y la náusea se le filtra hasta la garganta para llegar a las cuerdas vocales que se le achicharran. Todos se han dado cuenta que no hay infarto, no hay sangre fuera de su cuerpo y todo pasó en un instante.

Pero no estaba enfermo, no era el cólera, ni el cáncer, ni alguna fiebre la que había atacado su cuerpo, inmune hasta ese momento. No, fue simple y llanamente la palabra “No” acompañado del “Hoy no vas en la boleta. La candidatura es para fulano de tal” lo que hizo que la enfermedad imaginaria le atacara el cuerpo.

Debo confesar que nadie me lo contó. En un juego libre de la imaginación creo que así se debe sentir un hombre que juega en la política y un día se da cuenta que los dados no están cargados a su lado.

Lo repito: me lo imagino, me lo supongo. Creo que así debe ser el despecho político y el juego de este ajedrez casi maldito, casi yermo. También me he imaginado que la enfermedad se cura con un puesto de relleno en el gobierno municipal o en el estatal. Una cura que no cura la imaginaria insatisfacción de no aparecer en las boletas. El dolor político debe ser como un filoso cuchillo resbalando en la espalda. Lo imagino.


Twitter @EliudVelazquez
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com
 

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
El Fuerte, Pueblo Mágico de recreación ilimitada
Sinaloa, un destino con experiencias ilimitadas
Que el gas no se te escape… y el dinero tampoco
Temen locatarios del Mercado Independencia ser víctimas de robo
Muere bebé que dejaron en carro
Agosto 2018
Niños quemados fueron aceptados en Sacramento
Abuelitos, bailaron y cantaron en el festejo por su día
¡Insólito! Se forma tornado en el puerto de Mazatlán
Retumba la tambora en pasarelas, México gana Mini Universo Internacional
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER