ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
24, Septiembre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Una obesa burocracia
22, Febrero 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

En una visita que hizo al municipio de Sinaloa esta semana, el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, reconoció la severa crisis por la que atraviesan los ayuntamientos de la entidad y subrayó la necesidad de que los alcaldes modifiquen sus prioridades, reduzcan gasto corriente y eliminen erogaciones innecesarias.

“No hay lana, no tienen dinero, los recursos están limitados, así es que tienen que gastar en lo indispensable. Además la gente está encima de todo eso, así es que quien se exceda es rápidamente señalado”, dijo el mandatario.

Eso lo saben los actuales alcaldes y no lo desconocían los anteriores, pero nunca asumieron una postura responsable y austera, agravando cada día esa severa crisis.

La mayoría de los ayuntamientos, dependencias e instituciones paramunicipales de la entidad tienen una burocracia muy por encima de lo recomendable, por una parte consecuencia de la irresponsable actuación del gobernante, y por otra por la presión o complicidades con los sindicatos que las controlan.

Aunque no es lo más recomendable, por el impacto social que ello traería, no es lo más fácil y recomendable entrarle de lleno a un indiscriminado recorte de personal, pero sí es necesario poner orden en ese renglón y explorar otras posibilidades como la disciplina en el gasto corriente, viáticos, combustibles, compensaciones y un largo etcétera.

Para nada veo posible que los ayuntamientos salgan adelante y quien esté al frente de los mismos reciba un amplio reconocimiento a su gestión si 65 de cada 100 pesos que reciben se va al gasto administrativo.

Y no es solo la carga burocrática la que mantiene hundidos a los municipios. También tienen una deficiente recaudación, padecen reducción de participaciones federales porque éstas fueron comprometidas por administraciones pasadas, deudas heredadas, altos sueldos y desorden administrativo.

No tienen dinero para cumplir con responsabilidades tan elementales como el pago de salarios y la prestación de servicios públicos indispensables, mucho menos para la obra pública directa que la población demanda.

Ante las carencias e imposibilidad de enfrentar obligaciones, los ayuntamientos se han convertido en los principales violadores de los derechos laborales de sus trabajadores, de manera que en muchos casos simple e impunemente ha dejado de cubrirles sus salarios y prerrogativas como el aguinaldo.
Tampoco están al corriente en otros compromisos como el pago de cuotas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al INFONAVIT, no cumplen con proveedores, ni entregan a instituciones crediticias y otras empresas recursos que han retenido vía nómina a sus empleados.

Tiene razón el gobernador. Los municipios padecen una burocracia asfixiante e insostenible, además de muchos otros problemas, consecuencia de incapacidades e irresponsabilidades de los gobernantes que ningún castigo han recibido por los daños causados.

Y no creo que hoy empiecen a cambiar, pese a la llamada de atención que hizo Quirino Ordaz Coppel, y menos en estos meses electorales. Tampoco se observa la posibilidad de que reciban una sanción si incurren en desacato. Eso sentencia a los municipios a la precariedad y a los ciudadanos a la carencia de servicios públicos de calidad.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO egutierrez@rsn.com.mx

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER