ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
20, Abril 2018


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
08, Febrero 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El encabezado dice: “La Unicach suspende entrega del doctorado Honoris Causa al titular de la Sedena”. Lo leo cómo quien no cree en el espanto y se pregunta ¿Cuándo sucedió esto? ¿Cuándo el Consejo Universitario de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach) decidió otorgarlo? ¿Es verdad o es un simple sueño barato?

 

Me doy cuenta que estoy despierto y enciendo la televisión. Una mujer de tez morena, cabello oscuro como su sentir, trenzas desaliñadas que le llegan a media espalda habla con una voz trémula frente a los micrófonos y las luces de los artefactos que la inmortalizan. Sus rasgos indígenas se endurecen con la luz del día. Su nombre es Juana López. Con voz casi nula, al borde del llanto asegura que su hijo tiene 5 días de desaparecido. Según testigos la última vez que se le vio con vida fue arriba de una patrulla del ejército nacional.

 

Apago el televisor y rememoro que el pasado 4 de febrero falleció Minerva Bello Guerrero, madre de uno de los 43 jóvenes desparecidos en septiembre del 2014 y que según los expertos a manos del ejército nacional. Murió víctima del cáncer y de la esperanza. No logró a encontrar a su hijo. El destino tenía otras jugadas.

 

Siento náuseas y me vuelvo a preguntar sobre la bipolaridad mexicana y sus instituciones. Por una parte tenemos al ejército nacional que ha enfrentado las inclemencias del tiempo para proteger a la población de la furia del universo y que por otro desaparece jóvenes y reprime expresiones tan libre como la libertad de expresión. ¿De qué lado están? ¿De qué son merecedores?

 

Si, las mismas fuerzas armadas que blindan una ciudad para detener a grandes capos de la droga y que con la mano en la cintura derriban tu puerta para violar cada uno de tus derechos individuales.

 

Viene a mi mente la voz de José González cuando nos narra que su hijo se contactó con él a través de su teléfono celular y le comentó que una patrulla del ejército lo había detenido muy cerca de su casa. El sonido que emite un teléfono cuando se corta la llamada le retumba en los oídos todavía. Y dice que en ocasiones no puede dormir. Que le brota en los oídos aquel sonido lastimoso. No lo ha encontrado después de 5 años. Y lo único que le queda es la voz de su hijo vivo.

 

Así la bipolaridad de este México que se revuelve entre la maleza de una esperanza. Por último le pregunto: ¿Usted cuál le daría: Honoris causa u Horroris causa? se lo dejo de tarea. Una muy amplia y grotesca tarea.

 

Twitter @EliudVelazquez

FacebookEliud Velázquez Barba

Correo calamarespejo@hotmail.com

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Reportan “sitiado” El Tamarindo por gente armada
Reportan “sitiado” El Tamarindo por gente armada
Estará el Tianguis Turístico lleno de color
Elaboran jabones y usan el amor como perfume
Ponen toda la ‘carne al asador’ para el Tianguis Turístico 2018
Vive una cuesta cargada de aventura en Mazatlán
Correr para ayudar
Mazatlán ruge con todo en magno desfile de Semana de la Moto
El Tri hace suya la Semana de la Moto
La Noria recibe a los 'Caballos de Acero' de la Semana de la Moto
Inicia la cuenta regresiva para el Tianguis Turístico 2018
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER