ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
22, Mayo 2018


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
01, Febrero 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

–¿Qué va a pasar con él? – pregunta el niño con voz trémula que parece salírsele de las vísceras y no de las cuerdas vocales. Su voz se escucha desesperada, inconstante, temerosa. La madre que lo acompaña y con un fantasma en la boca alcanza a murmurar “algo”, para darle una esperanza a su hijo – Tranquilo, tranquilo– le dice. Un hombre con ropajes militares golpe a un hombre vestido de civil frente a la pareja, que asolados aumentan sus pulsos vitales. El más fuerte, usa la fuerza contra el que aparenta ser más débil. 

 
La madre logra captar con su teléfono la escena a que ha puesto a su hijo frente al precipicio de la pregunta: ¿Qué va a pasar con él? podemos ver que lo golpea en el rostro, lo arrastra por el suelo, mientras le grita con una fuerza que su voz suena a sentencia. Es tan fuerte la voz del militar que el susto se apodera de la madre y apaga su teléfono en el que había grabado la anterior escena. El video ronda en las redes. No hay lugar para los valientes, ni para los temerosos ha de pensar.
 
Ya no pudimos darnos cuenta del resto. De la sangre, de la fuerza, de la brutalidad, del susto, del arma que apunta sobre los rostro. No. No logramos saber que sucedió, pero lo imaginamos. Si, ahí terminó la escena, la grabación, pero no mis dudas que se me quedan como un velo oscuro que cubre el espejo: ¿Qué hace un padre ante una pregunta cómo esa? ¿Qué hace un adulto ante una voz débil y delgada que se llena de incertidumbre y que se alimenta de la duda? ¿Qué hacemos ante la no tan natural violencia a la que se enfrentan nuestros hijos en el día a día? No hay ficción que valga la pena ante la dura realidad que nos abofetea el rostro y que logra destruir muchos sueños. No hay ficción que acumule más tragedias como la realidad.
 
No cabe esa voz de temor en nuestras cabezas. No debería dejar sus escollos en nuestra memoria la voz de un niño asustado. Ya que es el fiel reflejo de la pérdida de la tranquilidad. Nuestros hijos deberían preguntarnos sobre el azul del cielo, de donde vienen los hermanos, por qué vuelan los aviones y los pájaros.
 
Si bien algún día la realidad les golpeará el hombro; que ese día llegue de la manera más natural.
 
Por último creo que nunca habrá respuestas satisfactorias de un padre para un hijo frente a la desdicha; ese es uno de los grandes temores de la humanidad.
 
Aquí puede ver el video: 
 
 
Twitter @EliudVelazquez 
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Creyó estar embarazada a los 70; era un tumor
Creyó estar embarazada a los 70; era un tumor
Viven en todo su esplendor las Fiestas del Mar de la Cabras
Asesinan y queman a uno en Pericos
Seguridad del AIC somete a un hombre desnudo
Espectacular musical para bailar al ritmo de #RockAndRoll
Se muestra a nivel internacional “Yolem Jammut”
EPN con brazos metidos en la contienda: Tatiana Clouthier
La agrupación originaria de Texas se presentó en el estadio Universitario
Ataca ‘la chancla’ a funcionarios municipales
Están listos para recolectar ciruela
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER