ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
18, Agosto 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
EN DEFENSA DE LA POLITICA
14, Enero 2018
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...
Se ha hablado por parte de muchos analistas sobre un comparativo entre la actual precampaña política que está viviendo el país y la que se vivió en aquella época de 1994, permítanme hacer una serie de pasajes y al final sabremos que puede pasar.
 
1. En 1994 ningún gobernador puso la agenda política, el único gobernador de oposición que había era Ernesto Ruffo Appel y nunca puso contra la pared al Presidente, hoy, Javier Corral de Chihuahua tiene contra las cuerdas al Presidente Peña Nieto.
 
2. En el 94, nadie veía que la economía se desplomara, hoy iniciamos enero con un alza en los precios algo considerable y una posible salida del TLC de Estados Unidos.  
 
3. Se compara a Meade con Colosio y a Nuño con Camacho Solís, por aquello de dejarlos correr, primero; Meade es “Ciudadano” y Colosio había sido Presidente del PRI, Nuño ni por asomo se le acerca en talento a Don Manuel Camacho. Además, ambos, Nuño y Meade, no se ven confrontados.
 
4. El Ejército en el 94 estaba ocupado con el alzamiento en Chiapas, hoy el Ejército está empoderado, tiene posiciones de poder y con la Ley de Seguridad Interior podrían dar un golpe de estado legal; en el 94 Salinas paró el alto al fuego, hoy, el PRI es un sector de las fuerzas armadas. Son un poder fáctico. 
 
5. Colosio que recuerde nunca ofendió a sus contrincantes, hoy, el precandidato del PRI no se ve bien ofendiendo a sus contendientes, Meade es un hombre serio, un ciudadano y un ciudadano serio no ofende.  
 
Tan sólo hemos mencionado 5 factores por los cuales no se parece el 1994 al 2018, el único factor que veo en el que sí asemejan es el siguiente:
 
1. El régimen quiere perpetuarse. Los mismos, ojo, los mismos, las mismas formas, con el mismo aparato, quieren seguir mandando y eso no se podía.
 
Cuando las fuerzas armadas eran un sector del PRI había una sucesión donde el aparato cambiaba las formas, la persona y al equipo, hoy que el PRI es un sector del Ejército Mexicano, el aparato quiere cambiar a la persona más no al equipo y mucho menos las formas, todo, ojo, bajo un estricto cariz legal.
 
Sí hay un vacío similar al del 94, aunque no se parezcan los escenarios, en el viento hay un aroma a traición, ese aroma donde hay que ganar a costa de lo que sea sin respetar las reglas.
 
Decía Sheakespeare: ¡Cuídate de los Idus de Marzo! Donde pasa todo o no pasa nada. 
 
El 94 no es el 2018, pero puede ser peor, esperemos que no sea así.
 
?Y es qué mire usted, los actores políticos del 94 tenían estatura política, los de ahorita son el saldo de aquellos días negros.

Esperemos que la diosa de las circunstancias no juegue tan letal como aquellos días y aunque ordinarios los actores políticos de hoy, los cargue, para no pasar días aciagos.
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER