ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
22, Octubre 2018


Línea Directa Portal
CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El informe del político
13, Diciembre 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Toma la escoba, el recogedor, sus guantes, luego se alisa su traje de labor y empieza su trabajo. Se detiene un instante, pensativo, para ver las letras que engalanan el escenario. Ha estado en más de una ocasión ahí. Continúa barriendo.

Barre del suelo un sin fin de palabras sueltas que había en el piso; palabras tiradas, deshojadas como una margarita, palabras suelta como las hojas de un árbol que se desmorona en otoño. Afanó una y otra vez y recogió cada una de las palabras que en el acto anterior habían arrojado, así sin más, como si no tuvieran un valor. Y después de juntarlas las fue acumulando en un saco, casi invisible, pero repleto de palabras que nadie quiso recoger del suelo.

Él es un trabajador de un ayuntamiento, de una ciudad desconocida, en un lugar desconocido en el área de limpieza municipal. En su trabajo como afanador le había tocado en otras circunstancias juntar palabras que los hombres y las mujeres suelen lanzar al aire como si no valieran nada; como si fueran solamente el artificio para el engaño, la sorna,  la burla o la denostación.

Se detuvo de nuevo y en esta ocasión leyó para sí mismo las letras que enmarcaban aquel acto: “Primer informe de labores del Diputado (a)…” Se sintió desilusionado.

Esto es lo que deja el informe de un político en el instante mismo de su término: palabras desgastadas que van al piso y que posteriormente serán metidas en un saco donde todos las olvidaremos. Donde serán materia para la memoria inexistente.

¿Para qué sirve el informe de un político? ¿Qué función cumple en momentos de crisis? ¿Es realmente un aliciente tal o cual acción llevada a cabo? ¿No es un gasto excesivo mostrar el músculo político? ¿Es un consuelo en tiempo donde nadie escucha a nadie?

No creo que tenga más de una función: enaltecer la figura (que se desmorona, por más que intenten sujetarse al viento) del político inmediato.

Él siguió barriendo, metiendo las palabras regadas en el piso al saco de sus ilusiones; ahí donde se guarda la cordura, la imaginación. Y se dio cuenta  que el futuro de la política era eso: un entramado de mentiras en un acto simbólico para dejar caer palabras al vacío y que todos los que estamos como receptores, sigamos iguales de vacíos sin nada en las manos, sin un futuro que nos abracé.

Así son los informes. Que disfruten señores políticos sus palabras en el piso. De todos modos serán recogidas y llevadas a la hoguera del olvido aunque gasten miles de pesos en luces de colores y música.



Twitter @EliudVelazquez
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
‘Ese día mi casita se ahogó’
‘Ese día mi casita se ahogó’
‘Ese día mi casita se ahogó’
Mira lo que hace este hombre luego de alimentar a los perritos
Indigna entrega de colchones en mal estado en Sinaloa
Espectacular inauguración en el nuevo Teodoro Mariscal
Inició la fiesta de la LMP en Culiacán
Olas arrastran a turistas en Arco de Cabo San Lucas
Se caen a pedazos techos de marquesinas de primaria
En Viñedos, del agua apestosa, salen gusanos con cola
Llega pantalla del TM: el estadio, al 90 por ciento; estará listo
¿Conoces las características de los nuevos billetes de 500 pesos?
Logo Línea Directa
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
Logo iPhone
Logo iPad
Logo Android
TWITTER