ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
20, Noviembre 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Nuestros muertos
02, Noviembre 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

La estadística violenta en Sinaloa en lo que va de este siglo es terrible. De 2000 a septiembre de 2017 se han registrado en la entidad 17 mil 397 homicidios.

La cifra es superior a la población del municipio de Cosalá, que tiene 16 mil 292 habitantes de acuerdo al censo de 2015, equivalente a más de la mitad de los habitantes de Choix y al 81 por ciento de los de San Ignacio.

Los números son oficiales. Los maneja el propio Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el mismo que mide infinidad de parámetros para informarnos sobre la realidad del país en diversos rubros.

Pero no debemos ver todo esto con la frialdad de las cifras. No son solo números, estadísticas. Son hombres y mujeres con nombres, afectos, padres, madres, hijos, ilusiones.

Son muchos los muertos. Unos que generan mayor impacto que otros, cierto, pero que al final de cuentas todos duelen a sus familias, a sus amigos, a sus compañeros de gremio, y acentúan ese clima de desaliento y miedo.

Son policías, militares, médicos, periodistas, mujeres, niños, jóvenes, trabajadores, maestros, abogados, funcionarios públicos, ganaderos, agricultores, regidores, hombre de bien y también muchos ciudadanos que empujados por circunstancias diversas, cuya definición no es el objetivo de este comentario, optaron por mantenerse al margen de la ley.

El año con mayor cantidad de homicidios en Sinaloa fue el 2010, cuando se registraron 2 mil 397, mientras que 2007 tiene el menor número con 397 asesinados.

No tengo dudas de que debe haber por ahí un sub registro importante, además de las muchas desapariciones forzadas en diferentes regiones de la entidad, de sinaloenses que hoy no se sabe dónde están.

Incluso los números del propio INEGI presentan algunas variaciones en cuanto a cifras, pero no tan significativas como para que impacten en la percepción ciudadana sobre el clima de inseguridad.

Las estadísticas son demoledoras, pero debemos insistir todos para fortalecer la posibilidad de alcanzar esa aspiración fundamental que tenemos, la de poder vivir con cierta certeza de nuestra integridad, la de nuestros familiares y la de nuestros bienes, muchos o pocos que estos sean, para alcanzar un estado de elemental convivencia en armonía.

Hoy es día de muertos. Rindamos tributo a quienes se nos han adelantado en el camino sin retorno, cualquiera que haya sido la circunstancia.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO egutierrez@rsn.com.mx

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER