ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
20, Noviembre 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Violencia al Congreso
26, Octubre 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Lo que está pasando en el Congreso del Estado de Sinaloa es bastante serio.

Mal andan las cosas para los sinaloenses, si quienes son los responsables de crear las normas que deben regir la convivencia de la sociedad, no son capaces de zanjar sus diferencias de manera civilizada y recurren a toda clase de argucias, manipulaciones y hasta a la violencia para imponer sus intereses y posturas, que no son precisamente los de la mayoría de los ciudadanos.

También desalentador para la sociedad el que quienes se dejan manipular y usar por esas fracciones de poder en el interior del legislativo, sean maestros a los que hemos confiado la educación de nuestros hijos.

Con sus muy respetables y honrosas excepciones en ambos casos. No son todos los diputados los involucrados, ni todos los que participaron en los dos bandos que se confrontaron son maestros.

Lo acontecido en el Congreso del Estado el martes pasado es de extrema gravedad, no solo por el inminente riesgo al que fueron expuestos todos los asistentes, sino por vulneración de la más alta tribuna del estado.

Además, porque este hecho se suma a una cadena de acontecimientos muy lamentables en ese espacio que muestran a uno de los poderes en franco detrimento, envuelto en una espiral de descrédito y franca degradación, que no está respondiendo a elementales demandas de la sociedad.

En el legislativo hoy están ganando quienes han preferido privilegiar el zafarrancho, la ofensa, el sabotaje, la trivialidad y el vil pleito de cantina, sobre los que pudieran buscar la defensa de sus puntos de vista mediante un debate de altura.

Mucha violencia ya hay en las calles, que mantiene a una sociedad bajo la zozobra por los asesinatos, feminicidios, levantones, desapariciones, robos y asaltos, asustada, impotente y vulnerada, como para trasladar todo eso también al recinto legislativo, cuando es ahí donde lo que debiera estarse debatiendo con seriedad y mucha responsabilidad es qué hacer para responder a los ciudadanos que demandan seguridad.

Es penoso todo esto, porque se ha embarrado a parte de un gremio, el magisterial, que debe ser, y en su gran mayoría lo es, garante de la civilidad. Maestros que mantienen una lucha cuyo origen es indiscutiblemente legítimo, pero que perversamente se ha distorsionado al prestarse a servir a intereses que les son ajenos, y otros acarreados para confrontarlos.

Finalmente todos van a negar su responsabilidad, pero es necesario insistir hasta el cansancio: no es eso lo que la sociedad sinaloense quiere ver en el Congreso del Estado. Hay muchos asuntos pendientes realmente relevantes que tratar, como para mantener este tipo de conductas mezquinas, lumpenezcas y de ambiciones desbordadas.

Pero poco parece importarles todo eso. Trabajan a la inversa: ante una postura de los ciudadanos cada vez más exigente, más informada, con mayor claridad en sus reclamos, desde el poder legislativo algunos grupos hacen política de la manera más burda, aunque queden exhibidos.

Dicen que se interpondrán demandas por la violencia generada en el Congreso. Igual que en las calles, se toparán con la impunidad.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO egutierrez@rsn.com.mx

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER