ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
20, Noviembre 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
No tienen llenadera
23, Octubre 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

De alguna parte debe surgir una voz responsable, prudente, justa, que permita acabar con el insultante saqueo de las arcas municipales de parte de los partidos políticos. Es grave lo que están haciendo.


En Sinaloa, salvo dos o tres casos, los ayuntamientos atraviesan por muy serios problemas financieros, que les imposibilitan cumplir compromisos con trabajadores y proveedores, además de que tampoco les permite prestar servicios públicos de calidad.
 
Es el caso de Guasave, donde los ingresos no alcanzan para el desarrollo normal de las diversas actividades propias de gobierno.
 
Pero en medio de toda esta severa crisis, está un permanente sangrado que hacen los partidos políticos de las arcas de la comuna, por el simple y desvergonzado argumento de que tienen regidores en cabildo.
 
¿Quién les dijo a esos abusivos dirigentes partidistas y diputados que arreglaron la ley a su modo, que los ciudadanos teníamos que pagarles, vía nuestros impuestos, no solo el sueldo de los ediles, sino además a esos partidos que los postularon, por ese solo hecho?
 
Y el pago no es poca cosa, y toma otras dimensiones si se parte de las tremendas necesidades que arrastra el gobierno municipal. Son 100 salarios mínimos mensuales lo que con nuestros impuestos se les hace llegar a los partidos políticos, sin que tengan obligación alguna de rendir cuentas sobre su uso, pese a que son recursos públicos.
 
En este desvergonzado reparto de dinero público mensualmente el PRI con 11 regidores en cabildo se embolsa 88 mil pesos, el PAN 24 mil con tres, y el PAS e independientes 16 mil por dos cada uno.
 
Un sencillo cálculo nos arroja que el municipio les debe entregar a los partidos políticos 144 mil pesos mensuales, lo que se traduce en un 1 millón 728 mil pesos anuales.
 
¿Se merecen ese dinero del municipio los partidos políticos? No. Ya reciben financiamiento público federal y estatal, desde donde se les debe enviar dinero para su sostenimiento.
 
¿Con qué entusiasmo puede acudir un ciudadano a pagar, por ejemplo, su impuesto predial urbano, si sabe que el dinero que entregue no va a servir para mejorar los servicios públicos, sino que irá a los bolsillos de los líderes locales de determinado partido?
 
¿No habrá en nuestra clase política una voz con vergüenza, con responsabilidad social, con espíritu de justicia, que se haga escuchar proponiendo para esta desmesura?
 
En verdad es muy desalentador para los ciudadanos lo que se está haciendo para quitar cada vez más dinero al erario para sostener a los partidos.
 
Pero lo más desmotivador es que representantes de partidos que se presentan como diferentes a los demás, e incluso los que se venden como independientes, no solo no vayan contra esas arbitrarias e injustificadas prácticas, sino que las fomentan y las exigen.
 
No, no tienen vergüenza, ni llenadera tampoco.
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER