ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
23, Septiembre 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
EN DEFENSA DE LA POLITICA
La maestría
06, Julio 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Para que toda sociedad progrese, para que toda civilización fructifique y se fortalezca, es necesario que los miembros que la sostienen tengan un grado de maestría.

No me refiero al grado académico, no para nada, en lo absoluto, me refiero a que por lo menos cada oficiante, cada miembro de la clase política, empresarial, de servicios, del servicio público por lo menos tenga 7 años de “camellarle” como decimos en la calle.

El hombre del sistema político, por lo menos debe tener 7 años formados en el mérito, en la “talacha” como dicen, 7 años de forjamiento en la caldera para darle cuerpo al carácter como acero fuerte. El empresario de la misma forma 7 años en la práctica de nadar con tiburones, de luchar contra el mercado, sus reglas y sus leyes.

Después del séptimo año, esos cuadros de la sociedad, ya formados y ya forjados pueden tener una visión más amplia de la sociedad ¿por qué?

Porque se lo ganaron.

¿Qué pasa en una sociedad donde no hay conciencia? ¿Qué pasa en una sociedad donde el mérito se compra con 30 monedas de onza troy de plata?

No puedes construir una sociedad con gente sin conciencia, el mérito pesaba en las sociedades pasadas, así se forjaban imperios y se les daba moldura y belleza a la roca de la civilización, pero algo pasó que estamos en una sociedad líquida, sin perjuicios, donde se van haciendo a como corra el agua, una sociedad sin cuerpo y sin forma.

¿Se perdió la disciplina? ¿Se perdió el rigor? ¿Quién gana y quién pierde?

Ante una sociedad sin identidad, sin perjuicios, que corre por el día al día, gana quien más rápido reproduzca el capital y quien tenga mecanismos de coerción y de violencia más fuertes.

Quien monopolice la violencia, monopoliza la exacta y eficaz reproducción del capital… siempre y cuando fije las reglas del juego o este cerca de quien las fije.

Ante una sociedad moldeable y maleable ganan los agiotistas, porque al final la gente vive al día empeñando su futuro. La sociedad al final del día vive destazada como res, porque no ve futuro porque ya lo empeñó.

Si los gobiernos van quitándoles méritos o logros a la sociedades, poco a poco vamos a empezar a ver rebeliones y la chispa empieza con uno, con solo una persona que se rebele puede iniciar la chispa de un movimiento.

El mundo ahorita, ese mundo conectado, está harto de indignación porque corre rápido la información y es muy lento, muy lento en acción.

¿Los gobiernos adónde tienen que ir? Tienen que ir por el futuro a la casa de empeños, al banco o con el agiotista del barrio a desempeñar a la sociedad y pintarle un futuro… si no promisorio, de perdida pintarle un futuro donde prevalezca la vida, la salud y el sustento… lo demás es ganancia.

El futuro no se compra a crédito… porque ya no hay… crédito… el futuro hay que sacarlo de la casa de empeños a punta de empellones y con mucha templanza. Templanza que se forja en la maestría de por lo menos 7 años haber recorrido aquello para la que eres bueno en la vida.

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Abren cortina de la Huites,...
Abren cortina de la...
Emoción y...
Liberan el estrés...
Momento en que la...
Nadaba en aguas de...
Nadaba en aguas de...
Julio 2017
"Agarré a mi hija y...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER