ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
22, Noviembre 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
05, Julio 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Deja de maullar el gato macho, deja la noche en una oscuridad más profunda, deja de ser la cabeza de la hidra, la cultura de la oposición, el estandarte de una generación aún viva en algunas mentes: ha muerto José Luis Cuevas.

 

Oponerse a un régimen pictórico-autoritario-clasista le valió ser un hombre fuera de contexto (para la ideología oficialista) en su tiempo, en su espacio. Gracias a su postura rebelde, contestataria, de «Rockstar» protestante se transformó en un bisturí que corta el cordón umbilical de la época y de la pintura de los años 50 del siglo pasado: catalogado (también) como charlatán por sus opositores no sobraría decir.

 

Cuevas, con su obra artística, creó un mundo deforme, gris, aberrante, chocante, sexual, oscuro, sin estética que concuerda con la belleza de las formas predominantes de su época: lo azul del azul, o la magnitud de las virtudes del hombre; con su trabajo se alejó completamente, de lo que la escuela mexicana de pintura, en las manos y el talento de Siqueiros, Orozco y Rivera, le habían regalado al México de ese tiempo; un país donde través de la pintura sobre la revolución mexicana que nunca nos supo a «revolución»; la justicia que no suena a justicia, ni la certidumbre que se vuelve una incertidumbre constante era pintado todos los días para recrear cierto grado de o sensación de estabilidad social. Un México que nos pintaron los fresquistas, los maestros del mural, los que, también como José Luis Cuevas, estaban en contra de los sistemas autoritarios pero con una pequeña «miel» embarrada en el cuerpo de la desolación; llenos de una dulzura escondida en sus banderas socialistas. Y que un día terminaron en los libros de texto gratuito llenando de «paz» la historia y la «lucha» de quienes no tienen voz.

 

Con su trabajo, «el gato macho», como era conocido, forjó una nueva escuela a raíz de empujones, de rupturas, de mentadas de madre, de inconformidades por quienes creían que la oscuridad no es una justificante para pintar lo amable de los días.

 

No basta hacer una biografía de José Luis Cuevas, ya que él mismo, se encargó de construirlas a través de su personaje y de su palabra; a través de su propia cueva. Porque fue un personaje, de eso no hay duda. Y nadie mejor que Cuevas para describirse así mismo. Fue pintor, dibujante, escritor, grabador, escultor e ilustrador, pero sobre todo artista. Sí, la palabra que quizá lo describa de la mejor manera y hoy la cueva de su arte se hace más grande. Descanse en paz.

 
 
 
Twitter @EliudVelazquez
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo calamarespejo@hotmail.com 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Octubre 2017
Octubre 2017
Regresa gobernador de Japón con inversión de Sumitomo
Una huella que dejar al mundo sobre la piel: Inked
¡Cuádruple empate en la cima de la LMP!
Inicia tercera gira estatal de golf TVP- Línea Directa
Dos blanqueadas consecutivas de Venados
Extra extra, ya era hora: al fin gana Yaquis
Hermosillo liga tercer triunfo y es nuevo líder
Se acabaron los invictos en la LMP
Tomateros y Charros siguen invictos y en la cima
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER