ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
21, Agosto 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Y el silencio para celebrar
07, Junio 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Estoy aquí y hago uso de mi tribuna con la plena facultad y el conocimiento que se me ha otorgado. Dicen los doctos que una ley nos ampara, que una escritura nos solventa y que nos hace libres en pleno día como ave en cielo. Pero yo digo que no, que tenemos dos formas de manifestarnos: la palabra y el silencio. Sabines decía «no lo sé de cierto, pero lo supongo».

Hoy se celebra el Día de la Libertad de Expresión en un país donde la mordaza es el alimento diario. En un país donde las migajas del poder caen en los bolsillos y se llena de lujos el oficialismo ¿Cómo se puede ser libre cuando te atan las manos, cuando te ofertan «una buena paga», cuando te reducen un espacio de creatividad o alguien en la calle grita sin ser escuchado? Peor aún, cuando caes en plena calle lacerado por el fuego pero lleno de palabras.

A veces, creo, el silencio es la justicia para celebrar; es el camino a seguir en un lugar donde las espinas provienen de quienes han amañado las escrituras antes mencionadas. El pensador alemán Herbert Marcuse, perteneciente a la Escuela de Frankfurt, decía en su libro La Sociedad Carnívora « (…) hemos reprimido gran parte de lo que deberíamos haber expresado y de lo que deberíamos haber destacado» al referirse a una sociedad que calla pero que guarda silencio como un luto y no como un factor de empuje. Calla en virtud de no expresarse organizadamente; porque hasta en silencio puedes desarmar; te puedes expresar. Y se refiere a «reprimir» desde dos vertientes: la de quien habla y la de quien escucha. No todos tenemos oídos abiertos, no todos lenguas sagaces. «Es la construcción de una sociedad libre, una construcción que en primer término depende del predominio de la necesidad vital de abolir los sistemas constituidos de servidumbre» remata el pensador.

Esto de la Libertad de Expresión no se trata de medios de comunicación, de comunicadores, de «dueños de la verdad», de «prestanombres» de la justicia, de “paladines de la virtud; es un derecho de los hombres y las mujeres.

Pero ¿Hasta dónde se nos permite ser libres? ¿Hasta dónde hablar sin una autocensura? Uno puede hablar un poco antes de perder el trabajo, antes incomodar a tu superior,  antes de herir castos oídos. Hasta ahí llega la libertad.  Hoy se ha hecho fuerte el grito de «7 de junio, día de la Libertad de Expresión no hay nada que celebrar». Yo celebro mi silencio que mucho trabajo me ha costado.

 

Twitter @EliudVelazquez

FacebookEliud Velázquez Barba

Correo [email protected]

 

 

 

WM

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Liberan el estrés deportistas...
Liberan el estrés...
Momento en que la...
Nadaba en aguas de...
Nadaba en aguas de...
Julio 2017
"Agarré a mi hija y...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
‘Revisión a...
Localizan osamenta en...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER