ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
26, Junio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Los cuadros de un militar
31, Mayo 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El pasado 30 de mayo dejó de existir el militar y dictador panameño Manuel Antonio Noriega. No fue la notica que derroca la modorra pero algunos medios le invirtieron algo de tiempo.

En el pasado 2006 la imagen de Noriega fue para mí un señuelo. Algo me pedía que hablara de su figura, de su mote de dictador, de hombre, de asesino que acumula riquezas a través del arte y la pintura. Eso me hacía pensar en escribir sobre él: Un hombre que asesina a sus hermanos amante de la pintura. No es casualidad que entre sus pertenencias encontraran obras de arte incalculables.

Ahí inició un proyecto titulado “Espadas y Palabras”. La ficción y un poco de realismo hicieron que mis crónicas se convirtieran en espacios radiofónicos. Comparto un fragmento sobre Noriega:

Aun veo tu rostro, perfecto óleo sobre tela. Tus ojos reflejan, con un brillo poco común la belleza de morir; como si tus ojos fueran la película que sobre la pantalla hace desfilar el proyector. Tu nariz de soñador se afila sobre una tarde que empieza a caer sobre los demás cuadros. Todo empieza, poco a poco, a oscurecer. Tu pecho inunda gran parte de este viejo sótano. Ventanas pequeñas por donde la luz nos muestra distintas piezas de arte de tu gran colección de pinturas. Ahí, tu rostro emparejando la tristeza con la felicidad. En la cúspide del poder, en lo más alto de los cielos. Tu uniforme de color verde, presumiendo la milicia, derrochando altanería, se ve solitario. Tu rostro que no se borra de mi  mente sigue fijo sobre la tela. Colores marrón, verdes militares me regalan el espacio.

No he dejado de pensar en ti. Mi cabeza se vuelve un tumulto de ideas y recuerdo la primera plana de aquel periódico del año 90. Tu rostro se volvió oscuro, tus manos se frotaban frente a las cámaras de televisión: “Dictador panameño derrocado por el poder de otros. Manuel Antonio Noriega el dictador panameño es derrocado en la Masacre de Albrook”. Simple y sencillamente te entregaste.

Pero sabes, a veces pienso que tus recuerdos son como los granos de arena que inundan el mar. De seguro en donde estés no existe la comodidad y me da gusto saber que sufres como yo, como muchos de los que sufrieron tu fuerza y poder. Y pensaste que la lealtad era fuerte de tus compañeros. Pero no, la muerte no provoca traidores, los entierra.

Hoy siguen igual de oscuros tus ojos aunque el arte haya entrado por ellos.

Twitter @EliudVelazquez

FacebookEliud Velázquez Barba

Correo [email protected]

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Policías realizan operativos en...
Policías realizan...
“Despegan”...
Mayo 2017
Kellogg’s comprará...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER