ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
26, Junio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
SIN LINEA... Y DIRECTA
17, Mayo 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Oídos sordos. Ya había un grito de auxilio de los periodistas de Sinaloa, había señales del peligro que corrían los reporteros. La primera llamada fue la agresión a los periodistas enviados de la cadena internacional de noticias Al Jazeera para realizar un reportaje en Villa Juárez, campo de disputa de los cárteles de la droga.

Nadie escuchó, esa fue una primera llamada o la advertencia de lo que podía pasar, de evitar el asesinato de Javier Valdez, de Ríodoce.

Los dos extranjeros y el mexicano fueron retenidos en abril cuando se encontraban de visita en Sinaloa. Fueron secuestrados por algunas horas por un grupo armado que los despojó de su vehículo y los dejó a la deriva en unos campos agrícolas, incomunicados.

Vivimos en Villa Juárez el peligro que a diario viven los periodistas locales, manifestó en una entrevista para Línea Directa antes de dejar Sinaloa John Holman, el periodista inglés, uno de los “levantados” al ser confundidos por el grupo rival.

“Reconocemos que esto es un riesgo que corren los periodistas locales de México, todos los días. Nuestros pensamientos están con los muchos que han muerto...", expresó. Era una voz de alerta a las autoridades. También para los periodistas para que se cuidaran. Nadie los escuchó.

(Lea la nota en http://www.lineadirectaportal.com/movil/publicacion.php?id=332221)

No olvidar tampoco el cierre del semanario de temas de corrupción y narcotráfico La Pared en su versión impresa. Aunque no se supo el motivo del porqué dejaron de imprimir, tal vez por miedo o por precaución, esa fue otra llamada de que algo no andaba bien. De que los periodistas en Sinaloa no están escribiendo con libertad. La tercera llamada fue el asesinato de Javier Valdez...

El compromiso hecho por el gobernador Quirino Ordaz fue de nuevo firme y claro en la exigencia a la fiscalía estatal de justicia en el asesinato de Javier Valdez. Este miércoles en entrevista reiteró que da la cara de frente no solo al reclamo del gremio sino de toda la sociedad, ello luego de participar en una reunión nacional de la Conago encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto.

Quirino tuvo reuniones privadas también en la Secretaría de Gobernación, y este jueves nuevamente el tema de seguridad al seno de la llamada Conferencia Nacional de Gobernadores en un momento en que nadie tiene buenas cuentas de frente a la lucha contra la delincuencia.

El mandatario evidencia en su postura pública que fue impactado por el caso del periodista que se sumó a un año harto complejo y que en los últimos días vivió su punto de quiebre con casos como el homicidio a maestros, un regidor y hasta un abogado y político mazatleco.

Los hechos obligan no solo a esa actitud más sensata en lo público sino también a que evalúe ya cambios en quienes encabezan las corporaciones preventivas de seguridad y de investigación, quienes al momento evidentemente carecen de resultados.

No lo quieren. Al que ya no aguantan es al encargado de la dirección de la Policía Ministerial del Estado, Vladimiro Salazar. Los agentes comentan que el encargado ha tomado una actitud muy prepotente y "berrinchuda", y a quien no ha cedido a sus caprichos intenta sacarlo de la corporación o moverlo de área para perjudicarlo. Señalan los afectados que hasta sus viejos amigos ya no lo aguantan y han tenido roces con él.

Al señor le gusta que le abran la puerta hasta del carro para no fatigarse.

Como si hiciera falta más leña al fuego, enmedio del ambiente de zozobra y la tensión que ha dejado el asesinato de Javier Valdez en el estado, hay quien insiste en detonar el incendio.

Y así pareciera en el caso de lo ocurrido este miércoles en Mazatlán, en donde con el afán de esconder cualquier evidencia, de un evento que de acuerdo a la agenda del alcalde Fernando Pucheta sería público, y que finalmente por el descontento de los invitados, al llegar la prensa decidió hacerse privado, un funcionario arremetió contra una reportera.

Y es que al subdirector de Relaciones Públicas, Miguel Ángel Benítez Torres, se le ocurrió la flamante idea de agredir verbalmente y hasta manotear a la periodista de Noroeste que pretendía fotografiar con su celular la entrada de las autoridades y los vecinos al lugar donde se desarrollaría la reunión a la que se le impidió el acceso.

Aunque más tarde el propio dirigente de Morena en Mazatlán, el químico Benítez Torres, hermano del funcionario en mención, se disculpó por las acciones de su familiar, sin duda del sitio no solo los habitantes del Centro Histórico se fueron inconformes con el proyecto que se les presentó, sino también los medios de comunicación que ya no están dispuestos a soportar más ataques, de ningún tipo a la libertad de expresión.

El Cabildo de Mocorito está convertido en un campo de batalla donde el mínimo detalle es motivo para evidenciar las confrontaciones que existen.

La regidora priista Julieta Belmontes pide al alcalde Guillermo Galindo una explicación de un tema y este le responde tajante que no tiene por qué hacerlo, que para eso le dieron una copia para que la lea.

En otro punto, la síndica procuradora Cristina Mápula se indigna cuando el alcalde le dice que la comisiona para que saque copias de un material para los regidores, y revira que entonces ella comisiona al secretario del Ayuntamiento.

Y el remate, cuando regidores del PRI reclaman al alcalde que arbitrariamente eligió al consejo cívico de San Benito, y luego de un intercambio de opiniones el mandatario remata diciendo que para la próxima se les tomará en cuenta porque en esta "palo dado ni Dios lo quita".

Así todo apunta a que en esta administración será en Mocorito donde haya estos espectáculos que antes se vieron en Salvador Alvarado.

Equipo táctico fue detectado en venta en uno de los locales del Mercado 030 en Los Mochis, por lo que tras una denuncia anónima, personal de Inspección y Normatividad acudió al sitio a clausurar, pero locatarios armaron una trifulca en donde tuvieron que intervenir policías municipales.

En el local que tenía permiso para la venta de agua de cebada se exhibían al público chalecos tácticos, fornituras, capuchas, navajas y hasta lámparas con chicharra eléctrica, que cualquier ciudadano podía comprar sin ningún problema.

El detalle es que los oferentes de ese mercado aseguran que los inspectores y los mismos agentes policiacos tenían conocimiento de la venta de estos productos y no actuaban, sino hasta que se dio esta denuncia y se evidenció a la autoridad de que se voltean para otra parte según las conveniencias... Así se las gastan. O peor. Comentarios: lineadirectaportal@rsn.com.mx

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Policías realizan operativos en...
Policías realizan...
“Despegan”...
Mayo 2017
Kellogg’s comprará...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER