ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
23, Julio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Mucha “luz”, y a oscuras
28, Abril 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Desde que en 2013, en la recta final de la administración del alcalde Ramón Barajas López, empezaron los trámites formales para la adquisición de lámparas LED en Guasave, no fueron pocos los que arquearon la ceja y vieron con sospechas el proyecto.


El 30 de septiembre de ese año el cabildo en pleno autorizó un contrato de arrendamiento puro con la empresa ganadora, procedimiento que contemplaba la instalación y mantenimiento de las lámparas LED durante diez años. Además, se incluía que el pago a la empresa se haría con el ahorro anual en el consumo de energía eléctrica que se tendría con la modernización.
 
Dentro de lo que cabe se trataba de un costo y un procedimiento aceptable y razonable. Pero los que llegaron modificaron todo.
 
Para mayo de 2014, ya como presidente municipal Armando Leyson Castro, la propuesta fue muy diferente. El cabildo autorizó un contrato de prestación de servicios con la empresa, además de un contrato de arrendamiento financiero con una institución bancaria y otro contrato de fideicomiso de garantía y fuente de pago para asegurar el cumplimiento de las obligaciones adquiridas en el contrato de arrendamiento financiero. Negocio complejo y voraz.
 
En pocas palabras: para pagar los poco más de 179 millones de pesos que costaban las lámparas, el gobierno municipal pediría un préstamo a una institución bancaria, recurso que se entregaría directamente a la empresa ganadora.
 
Al Congreso del Estado el ayuntamiento de Guasave expuso, para que le aprobaran la propuesta, que pagaría algo así como 20 millones de pesos anuales, lo que daría como resultado un costo total de más de 270 millones de pesos en diez años, incluido el financiamiento.
 
El contrato firmado por el alcalde, Armando Leyson; el secretario del ayuntamiento, Felipe de Jesús García; y el representante legal de la empresa, establece en la cláusula quinta verdaderas “joyas”: “Los recursos económicos necesarios para la adquisición, instalación y puesta en marcha de los bienes, equipos y materiales van a provenir de una institución financiera. El municipio otorga expresamente su autorización irrevocable a la institución financiera, a efecto de que los recursos necesarios para llevar a cabo la prestación de los servicios se le entreguen directamente al prestador”.
 
Más: “Los importes correspondientes al valor o precio de venta de los luminarios, refacciones, equipos, instalación y mano de obra, serán pagados directamente al prestador de conformidad con las cotizaciones que él mismo presente a la institución financiera”.
 
También: “La vigencia del presente contrato será de 120 meses contados a partir de la fecha en la que el prestador reciba por parte del municipio la totalidad de los recursos económicos que han quedado descritos en la cláusula quinta”.
 
Hubo muchas situaciones oscuras que después se supieron sobre lo que se hizo en cabildo para aprobar el asunto, en una sesión secreta, y luego la firma del contrato en Guadalajara, para concretar todo.
 
También, se elevaron muchas voces que con toda anticipación plantearon que se trataba de un verdadero atraco al municipio, con costos inflados de las lámparas y condiciones abusivas en el contrato.
 
Cuando el Congreso del Estado aprobó al ayuntamiento de Guasave que se endeudara para la compra de las famosas lámparas LED a finales de febrero de 2015, solo hubo dos legisladores que expusieron su oposición: Imelda Castro Castro y Ramón Lucas Lizárraga, ambos del PRD.
 
En contraparte, los más férreos defensores de la solicitud presentada por el alcalde emanado del PAN, Armando Leyson, fueron los panistas Francisco Solano Urías y Adolfo Rojo Montoya, quienes en tribuna defendieron las “bondades” del procedimiento.
 
Las consecuencias de toda esta cadena de excesos, abusos y voracidad, ya se están padeciendo. No hay ahorro en el gasto de energía, un alto porcentaje de las lámparas no funcionan, no hay quien les dé mantenimiento, al ayuntamiento le siguen descontando el préstamo y les están aplicando algunas multas por cláusulas ilógicas en el contrato de arrendamiento.
 
Lo que se ha hecho es grosero, no hay quien proceda contra los orquestadores del atraco y sus cómplices, y por si fuera poco, pese a que tanto se está pagando por esas lámparas, muchos sectores están a oscuras porque simple y llanamente las luminarias no sirvieron.
 
En pocas palabras, mucha “luz” y a oscuras.
 
 
FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO [email protected]
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Confirman granizada en Matatán,...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
‘Revisión a...
Localizan osamenta en...
Sin pausas luchan...
Turistas se la pasan...
Junio 2017
Es asqueroso ver...
Policías realizan...
“Despegan”...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER