ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
27, Mayo 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Las espadas y las palabras
26, Abril 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Hace más de 10 años me atreví a crear una serie radiofónica titulada Espadas y Palabras para la estación de radio universitaria para la que he laborado por casi 2 décadas (Radio Universidad de Occidente). En el trabajo trataba de resaltar la vida y la obra (no tan humanitaria) de los dictadores alrededor del mundo sin distingo de tiempo y espacio: Mussolini en Italia, Trujillo en Dominicana, Ceaucescu en Rumania entre otros. En mi labor intentaba retratar las palabras vivas de los hombres de lesa humanidad; lo que algún biógrafo había recogido sobre sus dichos, sentencias, insultos o clemencias; algo sobre sus últimas consecuencias con la palabra. Por eso el título. Cada palabra del dictador se transformaba en una espada de hierro candente que rompía los aires, las pieles y la seguridad. Y mi tesis de postura es que las palabras rompen con todo. Incluso con la tranquilidad, con la unión, con la certeza de que al día siguiente encontraremos el mismo baldío en la misma acera.

 

Hace unos días en su columna Nada escrito, que publica en el diario El País, el columnista Juan Villoro escribió: “En México las palabras son más peligrosas que los hechos” y entendí la similitud de mi pensamiento con esta sentencia; porque cuando sopeso lo que los actores políticos suelen espetar al dar declaraciones las espadas se afilan como ardientes centellas: cuando un gobernante que nos dice que el asunto de seguridad no es asunto suyo, sino de la otras instancias; ahí es tiempo de empezar a hacer las maletas porque las espadas salen de sus fundas. O cuando una precandidata es sorprendida en flagrancia recibiendo dinero para una eterna precampaña y tan sólo se desvive para decir que le pusieron un “cuatro” sin poner al menos su cabalidad al escrutinio público, al real, no al de la sorna que desde el anonimato bufa, es señal de que la avalancha de filos llega. Porque nada es más filoso cuando una senadora priista (política al fin de cuentas) le pide a otro político que se retire de este fino arte de desaparecer la vida, sin tan siquiera hacer un uso de conciencia sobre su actuar en la vida al servicio de la sociedad. Es como pedirles a los osos que dejen de ser osos, si esa es su condición animal.

 

Las palabras se vuelven espadas cuando un dejo de dictadura las amarra, las abraza y las trasforma en poderosas armas autodestructivas, pero sobre todo, en poderosas armas de desolación. Porque no hay nada más desolado que la palabra desde el poder sin razón.

 
 
 
Twitter @EliudVelazquez 
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo [email protected] 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Festeja Exa a las madres con...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Así fue el operativo...
Difícil para los...
César Évora y Jorge...
Chávez Jr. y...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER