ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
27, Abril 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
Que se desnuden
20, Abril 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El asunto de la detención de Javier Duarte el fin de semana pasado, más que meternos en la espiral especulativa de que si ésta fue acordada o efectivamente producto de una investigación exhaustiva del gobierno mexicano, nos hace enfrentarnos a la terrible realidad de podredumbre que insistentemente hemos denunciado y que padecemos los mexicanos.

Vino a disparar ese sentimiento de indignación, decepción y hartazgo hacia nuestra llamada clase política al mostrarnos de manera muy cruda hasta dónde ha llegado su descomposición.

Genera tristeza y gran desencanto confirmar el nivel de personajes a los que los ciudadanos les hemos empoderado, su enfermiza ambición, arrogancia, tan escasa dignidad para consigo mismos y sobre todo las formas tan descaradas como han podido hacer las cosas.

Aunque es evidente que han requerido grandes complicidades para concretar sus atrocidades, claramente sus actos revelan una alta carga de locura en su comportamiento.

No se trata sólo de ver en qué partido, de qué color, en qué ala de la geometría ideológica, hay más corruptos. La cuestión es que de todos los colores que han tenido la oportunidad de tener el poder, desde todo hasta un pedazo, se han corrompido.

Y la sociedad está cada vez más molesta, cansada de ser una y otra vez engañada, harta de que no llegue alguien con altura de miras, con estatura de estadista, que venga y ponga orden, y que deje en su lugar a los gobernantes corruptos y termine con prácticas deleznables, en todos los niveles, que insultan a los ciudadanos.

Que termine el pacto de protección entre unos y otros que los cubre a todos con el manto de la impunidad para saquear el erario, establecer las más oscuras relaciones y enriquecerse vilmente. Que vayan a la cárcel ellos y sus cómplices.

También, que no sean cínicos, porque muchos de los que ahora arremeten contra los caídos, contra aquellos que se sobrepasaron en su rapiña o cayeron de la gracia de quien ostenta el poder y solo por ello se les aplica hoy llanamente la ley, son de la misma calaña, igual o peor de ladrones, que aquellos a los que ahora se atreven a defenestrar pero a los que ayer rendían pleitesía y aplaudían sus rapacerías.

No, que no sean hipócritas. El problema no es solo Javier Duarte o César Duarte, Yarrington, Villanueva, Padrés o Granier, sino muchos más, y la méndiga clase política que los ha cobijado. Y también nosotros como ciudadanos porque se lo hemos permitido.

Pero finalmente, que sigan las detenciones, que se ventilen sus trapacerías para verlos tal como son, aunque nos sigamos sorprendiendo cada vez más de sus desmanes, porque eso puede ayudar a que se tome real conciencia de lo que se tiene y de lo que se debe hacer.

FACEBOOK Enrique Gutiérrez

TWITTER @ENRIQUEGUTIERR

CORREO [email protected]

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Entrega el Gobernador 50 patrullas...
Entrega el Gobernador...
Taxistas y choferes...
Desfile tradicional...
La fiesta de los...
Semana de la Moto...
“No tengan miedo de...
¿Para qué irte si...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV Primera Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER