ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
28, Mayo 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
A la caza del tigre mayor
19, Abril 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

“Hay un tigre en la casa que desgarra por dentro al que lo mira. Y sólo tiene zarpas para el que lo espía, y sólo puede herir por dentro, y es enorme”… abre el maestro Eduardo Lizalde su poema El Tigre que forma parte de El Tigre en su casa del año de 1970; y pareciera que a 47 años de su aparición pública la fiera sigue presente en la vida cotidiana del mexicano.

En nuestro país hay un tigre agazapado en la maleza capaz de destruirnos con garras propias, de comernos vivos a la primera de cambios. Es un tigre que no sacia su sangre; no detiene su ira contra el desvalido ni contra el desprotegido. Un Tigre que nace en el vientre de los gobiernos y que crece, crece, crece como una sombra incapaz de sentir sobre su piel algo de piedad. A veces: “pierde la cabeza con facilidad, huele la sangre aun a través del vidrio, percibe el miedo desde la cocina y a pesar de las puertas más robustas”. Confirma el maestro para señalarnos a la bestia iracunda que va creando otros pequeños tigres que se empoderan y asoman lo afilado de su desnudez. Pequeños tigres que son elegidos por azarosos destinos en votaciones donde no llega la mano de la justicia. Ahí están los pequeños tigres. Comiéndose al pueblo en un festín de Coliseo romano junto al gran Tigre. Un Tigre-Gobierno que no da tregua. No es una metáfora tan difícil me descifrar.

Y retomo esta parte del texto del poeta mexicano para hacer la analogía lo que en días anteriores ha sucedido: han atrapado algunos tigres, torpes tigres diría, que roen nuestra historia pero que no satisfacen las ganas de ver tras las rejas de una celda blindada al Tigre mayor. Porque la desgracia se ha acumulado en sus colmillos y no suelta la presa por más seca que se encuentre. Peor que la gallina de los huevos de oro.

El Tigre mayor ha desencadenado todas las pestes de nuestra historia. Ha removido lo más podrido de nuestras raíces con sus años y su vida azarosa de victimario. El Tigre mayor no cesa su sed de triunfalismo. El Tigre mayor está en la casa y la caza debe ser el fin.

No, no es tan difícil de encontrar a este tigre y sus cachorros. Se visten de tricolores, verdes, amarillos, rojos. Están en el poder y no soltarán el hueso aunque se vean en la lona ya que en nuestra vida: “que hay un inmenso tigre encerrado” que debemos destruir con el látigo de la ignominia. El Tigre mayor, algún día no lejano, roerá las cárceles al igual que sus pequeños tigres.

Twitter @EliudVelazquez

FacebookEliud Velázquez Barba

Correo [email protected]

 

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Festeja Exa a las madres con...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Así fue el operativo...
Difícil para los...
César Évora y Jorge...
Chávez Jr. y...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER