ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
27, Julio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Todo sigue igual en su… cabeza
22, Marzo 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Hace cuatro años escribí en mi muro de Facebook una declaratoria personal sobre la carencia de verdad; pero sobre todo, acerca de la facilidad para criticar algo o a alguien; en ocasiones escudados por la soltura y la oscuridad que da el anonimato se vuelven voraces las palabras. Y no hablaba de una crítica sobre una obra de arte, una pieza musical o un buen o mal texto escrito por algún amigo. No. Era esa sensación de impotencia sobre quienes suenan a inquisidores sobre la verdad y la mentira. Lo comparto íntegro: En Facebook, la crítica, es una sutil mentira con aderezos de frustración. Se denosta de una manera tan fácil, cómo agarrarse el pene con la mano izquierda. Pero qué digo fácil: emblemática. Dejemos que se asome el gusto culposo de la duda; la crítica contra lo que suene falso es una bandera. Detractores, poetas mediocres, robafrases de mierda, cinéfilos cagones que arrojan frases a la nada, arrodillarse, el señor sol ha llegado. No te haz podido quitar los ropajes del profeta falso, adorado por quinceañeros de universidad, vénganos tu reino. Que así sea.

No recuerdo cuántas cosas han sucedido en los últimos cuatro años, pero sí la sangre que se me agolpaba al escribir aquellas palabras sobre quienes denostaban a los demás. La comodidad de una silla, de un escritorio; la belleza de una recámara refrigerada y un aparato inteligente hacen de una mente un cuchillo; de unas manos un arma; de un cerebro el vacío. Y arremetí de nuevo como quien siente en la frente el frío de un viento que entrega coraje: Y sigue la crítica al sistema, al noble, al absurdo, al pendejo de izquierda, al despeñador de honores, al infame soliloquio de quimeras; eso sí, crítica desde el Starbucks y con tu diseño pegado en la frente de "La paz comienza con una sonrisa" mientras cierras la puerta.

Y hoy, a cuatro años, sigo pensando lo mismo. Sigo sintiendo que todo sigue igual en sus cabezas: denostar para malgastar nuestro tiempo.

Por cierto el título de este escrito se remonta a 1995: nuestro grupo de rock, yo vocalista, canciones, gente bailando y un micrófono. Toda la parafernalia de Rockstar. Hace 22 años sentía el mismo coraje que hoy se repite sobre quienes creen que denostar es un arte; interpretábamos una canción que aludía la falta de cordura de una sociedad absorta en las basuras telemáticas y la falta de responsabilidad sobre su entorno, su medio ambiente o su propia calle: Todo sigue igual en su… cabeza espeté desde el micrófono. Hace 22 años de uno, 4 de otro y todo sigue igual en su… cabeza.

Criticar es un arte, pero con la razón de la fuerza inequívoca de una verdad a medias.

Twitter @EliudVelazquez

FacebookEliud Velázquez Barba

Correo [email protected]

 

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
"Agarré a mi hija y nos brincamos...
"Agarré a mi hija y...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
‘Revisión a...
Localizan osamenta en...
Sin pausas luchan...
Turistas se la pasan...
Junio 2017
Es asqueroso ver...
Policías realizan...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER