ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
23, Junio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
MI PUNTO DE VISTA
La reventa, negocio redondo
12, Enero 2017
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Exasperados porque después de horas y horas de estar apostados sobre la banqueta y en una larga hilera que comenzó a crecer desde la noche anterior, cientos de aficionados se revelaron cerrando las calles alrededor del estadio de beisbol por haberse regresado con las manos vacías en la búsqueda de boletos para la serie semifinal entre Tomateros y Cañeros.


Las taquillas del inmueble de repente se cerraron desamparando a un gran número de prosélitos Guindas que buscaban adquirir un boleto para ingresar al parque este sábado. El anuncio de “no hay” fue el tiro de gracia para ellos, mientras que casi de manera paralela los revendedores comenzaban a realizar su lucrativo negocio con los bolsillos repletos de tickets.
 
Muchos se preguntan ¿cómo le hacen esos individuos para forrarse de boletos?. No es tan complexo deducirlo: algún trabajador de esa área podría estar coludido distribuyéndolos entre quienes son los responsables de colocarlos con los consumidores.
 
Hace cuestión de dos meses, un revendedor quien pidió no revelar su nombre, dirección, ni el nombre de su mascota, me daba detalles del modus operandi de cómo se mueve el mercado negro alrededor del estadio. Me señaló que aquella táctica de llevar a amigos y familiares a hacer fila para adquirir más boletos y recompensarlos con unos cuantos pesos ya no funciona.
 
La estrategia según él, es que aparentemente una persona sale del estadio con cientos de boletos y los distribuye entre “sus socios” que suelen reunirse a un costado del banco ubicado frente al inmueble. Los revendedores realizan su tarea triplicando (a veces más) el precio del boleto y posteriormente los liquidan al mismo sujeto que se los otorgó, repartiéndose también las sustanciosas ganancias.
 
El producto no puede ser falso porque lo detectarían los sistemas de seguridad que existen ahora para ingresar al estadio. Entonces, es muy obvio que el boletaje es genuino.
 
A los revendedores no hay quien los toque. Parecen trabajar bajo el amparo de las autoridades, ya que hasta en sus propias narices se llevan a cabo las operaciones de venta.
 
Si la autoridad municipal se lo propusiera, hiciera una redada contra quienes se dedican a tan ilícito trabajo. Sin embargo, da la impresión de que tanto policías como agentes de tránsito están allí no para cuidar el orden y dirigir el tráfico, sino para proteger a sus compinches… y el negocio. 
 
Esto tiene algo de lógica, si nos vamos ahora al punto del estacionamiento en la vía pública. Por años, los espacios alrededor del estadio también ha resultado un jugoso negocio para vecinos y otros vivales que llegan y se apoderan de calles para “rentarlos” a razón de 50 pesos (en temporada regular). Sus tareas empiezan desde temprano, colocando piedras, baldes, sillas, bolsas de basura y hasta retretes viejos –aunque den mal aspecto- “reservando” sitios que luego les reditúan grandes ganancias.
 
Me ha tocado presenciar esos momentos en que el ciudadano y conductor le exige a la autoridad que actúe, ya que la vía pública no es motivo de comercialización. Pero sus demandas no son escuchadas.
 
Como dijera el “Chapulín Colorado”: ¿Y ahora quién podrá defendernos?
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Policías realizan operativos en...
Policías realizan...
“Despegan”...
Mayo 2017
Kellogg’s comprará...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER