ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
25, Junio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
TIEMPO DE OPINION
No es el hecho, es el mensaje
21, Diciembre 2016
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

Hace unos días, en este mismo espacio, hacía mención del lamentable hecho en el que trabajadores sindicalizados de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave (Jumapag), en su posada procedieron a colocar la cara del alcalde, Armando Leyson, y del gerente general de la paramunicipal, Carlos Favela, a dos piñatas con figura de muñecos, a los que apalearon hasta destruirlos ante la algarabía de los presentes.


Dijimos entonces, y lo sostenemos ahora: “A algún “genio” se le ocurrió que era una “brillante” idea la de colocar los rostros del presidente municipal, Armando Leyson, y del gerente general de la paramunicipal, Armando Favela, en las dos piñatas a las que se les dio de palos. Es una grosería que no abona en nada a la búsqueda de soluciones, denota la corta visión de los líderes y exacerba odios en momentos tan complicados”.
 
El que reprobara ese que en mi particular punto de vista es un riesgoso exceso, no por el hecho en sí, sino por el mensaje que se envía, y ante lo exaltados que están los ánimos entre autoridades y trabajadores, me valió una serie de críticas a través de las redes sociales y otros medios.
 
Pretendieron establecer que al estar en contra de tal hecho me convertía en defensor del alcalde y su gobierno. Nada más alejado de la realidad. Armando Leyson tiene ya seguramente sus paladines, pagados y de oficio, así como cuenta cada vez con mayor número de detractores.
 
La postura reprobando la actitud es más que nada por el riesgo que lleva implícito un acto de esta naturaleza, en el que, simbólicamente se golpea hasta destrozar a dos funcionarios públicos.
En un estado de exaltación de los ánimos, de las dos partes, trabajadores y funcionarios, esto puede tener una connotación de gran peligro.
 
Dirán que hay madurez entre los empleados como para entender con claridad que se trata de un juego, perverso si se quiere, pero un juego, que no tiene porqué pasar a otra cosa, porque hay madurez en la mayoría, y nos les falta razón.
 
El asunto es que nunca falta una situación o una persona que se salga de control, que asuma el mensaje como orden u obligación, y que por ello se atreva a ir más allá.
 
No fuimos muy lejos por el primer aviso. El martes pasado un trabajador del ayuntamiento, Juan Manuel López Martínez, denunció públicamente, anunciando que lo hará formalmente, al titular de Instituto Municipal de la Juventud, Jorge Ebraín Encinas Bañuelos, de haberle propinado una golpiza por el solo hecho de que se le había hecho fácil preguntarle que si para cuando el gobierno municipal tendría programado pagarles el aguinaldo y las quincenas pendientes.
 
El funcionario refutó las acusaciones y reviró al contrario, que él había sido agredido por quien ahora lo acusa, sin razones aparentes. Que le dañó su vehículo y además le propinó algunos golpes.
 
Al margen de cómo se hayan registrado los hechos, lo que se pone en evidencia es que ha ido en aumento la confrontación de las partes, y que si hoy se registra el desencuentro a estos niveles y estas consecuencias, está latente el riesgo de que las cosas en cualquier momento puede pasar a mayores, con otros protagonistas y otro desenlace.
 
No es el hecho, es el mensaje. Con el acto de quemar muñecos con la figura de funcionarios, o darles de palos, no tienen idea los promotores de lo que pueden ocasionar.
 
Y esto, sin demeritar en ningún momento lo justo de las demandas de los trabajadores, que claro están consternados porque por el no pago que les ha hecho padecer grandes carencias por muchas semanas, y además los está sentenciando a una muy triste Navidad.
 
Fomentar el odio puede generar en alguna mente inmadura una idea perversa con trágicas consecuencias, cuando lo que se requiere es mucha madurez de las dos partes.
 
Ese es el meollo del asunto, sin menoscabo de lo justo de la lucha y de las consecuencias legales, de comprobarse responsabilidad, para quienes por acción u omisión, hayan generado esta tan desastrosa realidad.
 
 
 
 
FACEBOOK Enrique Gutiérrez
TWITTER @ENRIQUEGUTIERR
CORREO [email protected] 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Policías realizan operativos en...
Policías realizan...
“Despegan”...
Mayo 2017
Kellogg’s comprará...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER