ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
18, Agosto 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
MI PUNTO DE VISTA
La falta de ídolos
17, Octubre 2016
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El boxeo profesional ha resurgido en Culiacán. De la noche a la mañana brotaron más empresas que Oxxos, algunas más solventes que otras, pero todos con el mismo objetivo que es impulsar a los nuevos valores del pugilismo local. Y mire usted que el talento existe y por combos.


Después de que el ex comandante Carlos Monzón se retiró hace años de la promoción, motivado por una serie de obstáculos y cobros aparentemente excesivos de la anterior administración que controlaba la Comisión de Boxeo, este deporte entró en un largo y silencioso receso con pronósticos no muy halagadores para quienes tomaron esta disciplina como su modus vivendi.
 
Ahora una plaza que estuvo apagada, en el anonimato y sin el olor a cloroformo, quiere revivir aquellos años gloriosos en los que surgieron peleadores de la talla y calidad de Leonardo “Chino” Bermúdez, Chuyín López, “Pringa” Hernández, “Cholo” Rubio, “Bullterry” Soberanes, Panchito García, Raúl Ríos, José Luis “Chapo” Soberanes, Baldo González, entre otros.
 
Posteriormente surgieron Cosme Rivera, Saúl Román, los hermanos Bórquez, “Galletas” Tirado y “Chapito” Velarde II. Rivera y Román se aferran a mantenerse vigentes y han tenido actividad dentro de toda esa cascada de promociones y promotores.
 
Todos ellos, con excepción de Chuyín y el Chapo, alcanzaron al menos la gloria de haber sido campeones nacionales.
 
Pero la falta de verdaderos ídolos impide que el boxeo tenga un detonante. En eso trabajan con la visión de largo plazo algunos, pero otros prefieren vivir del recuerdo.
 
El boxeo actual en Culiacán necesita refrescarse con batallas estelares excitantes, parejas y prospectos, con peleadores que arrastren multitudes como en sus tiempos lo hicieron el “Chino”, “Chuyín”, el “Chapo” y la “Pringa”. Con ellos no se necesitaba de mucha difusión para llenar el Parque Revolución.
 
Desafortunadamente no existe por el momento quien pueda calzarse los zapatos de aquellos grandes guerreros que se volvieron ídolos. Las funciones “grandes” se están cocinando, en su mayoría, con boxeadores que ya vieron pasar sus mejores años. De esa forma siento que el árbol no dará frutos a corto plazo.
 
El boxeo requiere cambios de estrategias, de promoción y cultura. Los choques desnivelados no son buenos, terminan por alejar a quienes todavía quieren convertirse en aficionados y seguidores. Así no funciona esto. Si un pugilista con muchos años en el oficio se aferra a mantenerse vigente, tiene que entender que gran parte de la afición no acude por el simple hecho de que trabajaron y se hicieron de un nombre.
 
Entendemos que en la promoción se vale de todo, como el pagarles con boletos la mitad de sus sueldos, pero eso no significa que los aficionados acudieron a la arena porque les llamó la atención el combate, sino porque “cooperaron” con el amigo.
 
Las expectativas de una nueva generación son muchas. Y en ellos se debe centralizar el futuro del boxeo en Culiacán, so pena de volver a caer en un largo y prolongado bache.
 
Lo demás solo pertenece al pasado. 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Momento en que la cascada de San...
Momento en que la...
Nadaba en aguas de...
Nadaba en aguas de...
Julio 2017
"Agarré a mi hija y...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
‘Revisión a...
Localizan osamenta en...
Sin pausas luchan...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER