ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
27, Abril 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El semáforo en rojo
07, Septiembre 2016
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El semáforo en rojo detuvo la marcha del automóvil. El calor del mediodía solo puede ser mitigado con agua fresca, y dentro de un coche a 40 grados el exterior, con la activación del aire acondicionado. Rumbo a casa, después de la escuela, platicábamos de cualquier cosa, mientras nos contábamos lo cotidiano del día, la naturaleza de los trabajos y la sorpresa de las oficinas; en ese instante mi hija menor hizo una observación (la cual nos causó risa hasta el desternille) y que es motivo de narrarla. Ella afirmaba que el director de su escuela se parecía al Chapo Guzmán y que muchos de sus compañeros afirmaban lo anterior ¿al narcotraficante? ¿al personaje mediático de los últimos años? ¿al delincuente más buscado de las últimas épocas? Su corte de pelo, el bigote bien acicalado, la tesitura de su piel, las expresiones de un presidiario que no parece presidiario se asemejaba, efectivamente, a las características del mentado director de escuela. Nunca había reparado en eso. Me volví a preguntar ¿es esto real, mi hija conoce, a sus 8 años, el rostro de la delincuencia sometida a televisión nacional? ¿ya conoce el espectáculo partidario del espectáculo? desgraciadamente sí; en ese momento me di cuenta de ello. Peor aún , me di cuenta que nuestros gobiernos apresuran el paso en las declaraciones: “No hay delincuencia”, ”Tenemos todo bajo control”, “Son hechos aislados”, “Sumaremos esfuerzos” y un sinfín de sandeces a favor de las urnas, sus urnas, y en contra de una realidad avasallante. que no sólo se demuestra cuando hasta los rostros de los delincuentes son familiares para chicos y grandes. 

 

La cultura de masas ha sometido nuestro andar diario a su gusto y prepotencia, entrando por todas las vertientes posibles. ¿Cuándo convirtieron a un narcotraficante en estrella de pop, con imagen consumible a la altura de Justin Bieber? Sé que siempre ha sido así, pero hoy los espectáculos son más grandes y fáciles de difundir. Los medios masivos han retomado la conciencia de los niños y jóvenes (incluido el internet), es más se les han infiltrado en la conciencia.
 
Es para encender todos los semáforos de todas las calles; es para darnos cuenta que la masividad de la imagen retoma una fuerza inusitada y que ataca por la línea más delgada: los consumidores infantiles. Nuestros hijos reconocen rostros que, nosotros los adultos, no conocemos; sus consumos son tan abiertos y amplios que es para encender la realidad. El semáforo cambió a color verde. El calor no se fue, la cotidianeidad tampoco. Y las autoridades seguirán en una irrealidad que solo existe en su boca.
 
 
Twitter @EliudVelazquez
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo [email protected] 
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Entrega el Gobernador 50 patrullas...
Entrega el Gobernador...
Taxistas y choferes...
Desfile tradicional...
La fiesta de los...
Semana de la Moto...
“No tengan miedo de...
¿Para qué irte si...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV Primera Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER