ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
25, Marzo 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
El olvido y la memoria
25, Agosto 2016
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

“El olvido bien puede ser una forma profunda de la memoria” habría escrito (en un prólogo) Jorge Luis Borges el día que fue acusado de emular (plagiar) un texto del escritor italiano Giovanni Papini. El texto titulado El otro,  autoría del argentino, y la narración Dos imágenes en un estanque del escritor fallecido en 1956 (admirado por Borges por cierto) guardaban similitudes de contexto y narrativa. El creador del Aleph fue tachado de corrupto por semejante situación. Su voz, a través de palabra se hizo escuchar. Una breve disculpa, una salida inteligente y una serie de afirmaciones donde sostenía que si había leído a Papini, pero, por azares del destino lo olvidó. Borró de su memoria el amor a las lecturas del italiano, de quien alguna vez escribió: “hay estilos que no permiten al autor hablar en voz baja. Papini, en la polémica, solía ser sonoro y enfático". ¿Olvidó las enseñanzas de un maestro? ¿Quién se atreve a dejar a la memoria falsa las aportaciones de los hombres a nuestras vidas?

Todo lo anterior nos deja un camino llenas de preguntas ¿Admiración, saña, descuido, olvido premeditado, injuria, pestañeo literario, copia barata? Borges  ¿pidió prestado una pieza para armar su rompecabezas? No lo sabemos. La oscuridad de sus ojos fueron más oscuros con su muerte en 1986, días antes de que la mano de Dios invadiera el estadio azteca, y se llevó su memoria con la tierra.

Y más allá de las similitudes del texto, queda claro que el escrutinio público señala la más mínima irrupción del talento de otros. Para lo cual afirmo que no señores, no es una simple copia, no es un paso sencillo el plagio, no es, a cabal, algo que se deba pasar por alto

Hace días nos enteramos (por medio de un reportaje) que el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, había hecho algunas “adecuaciones” y había tomado “prestado” algunos textos de autores en vilo para terminar su tesis de Licenciatura en Derecho sin mencionarlos, sin darles el crédito que se merecen, sin el reconocimiento público a su talento. No, no es algo sencillo. Pero no, no es la tesis de Peña Nieto, no son las formas y reglamentaciones de Apa (el sistema internacional de citas), no son los asesores, ni las citas, ni las comillas, ni las negritas, ni la tipografía; es esta maldita realidad de robarnos la memoria unos con otros; nos robamos la esencia, la premura de vivir para vivir lo que otros hacen. Copiar y pegar como si fuera muy sencillo.

Hoy nos dimos cuenta que no valen las reglas. Que es fácil en este país robarnos con un copy paste la realidad, la memoria y hasta la vida. Borges y Peña Nieto en el infierno de los plagios, ahí junto a asesinos y ladrones, prostitutas sin memoria. Muy cerca del olvido.

Twitter @EliudVelazquez
Facebook Eliud Velázquez Barba
Correo [email protected]

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
'Reducida a basura y chatarra...
'Reducida a basura y...
Tras casi 5 horas,...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
Sin denuncia por...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
LDTV 1ra Emisión...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER