ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
24, Junio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Una porción de la desdicha
10, Agosto 2016
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

No es un secreto a voces. No es una mentira fijada en el horizonte, ni muchos menos una falsa rendición de cuentas. La derrota es nuestra. Es quizá una de las asignaciones de la existencia que nos marca y que nos vuelve lo más humano posible. Nos delimita frente a las máquinas y la tecnología: en 1997 la computadora Deep Blue fue capaz de derrotar al más grande ajedrecista del siglo 20, Kaspárov, en una serie de partidas que sólo dieron muestras de la frustración del ruso frente a la derrota como un bastión de su humanidad. No es un secreto a voces: la derrota es parte del hombre como una huella indeleble en todos los caminos de la vida. La derrota es solemne; nos llena la piel, nos oscurece los ojos, nos muestra al mundo como realmente somos, nos muestra sin los antifaces de la dicha y de la armonía. Hace de nosotros un guiñapo en medio de la calle, una sábana blanca mancha de moho, un hombre, una mujer sin caretas. Más o menos así es la derrota. Aunque podemos anexarle un nudo en la garganta, una lágrima furtiva una, flacidez en los nervios.

Hoy perdemos y mañana también. Una vida no puede ser vida si la derrota no lleva un grado mínimo de frustración y desdicha. O por lo menos una pequeña sensación, una porción de la desdicha.

Haga usted un pequeño ejercicio de conciencia, use todas sus fuerzas y recuerde el mejor momento de su vida cuando ganó algo: un concurso, un premio, un esfuerzo inusitado ¿a qué le sabe?

No es un secreto a voces que hoy la derrota se ha establecido en los Juegos Olímpicos de Brasil en este 2016 en nuestros ojos. México ha mostrado su lado amargo de la desdicha, esa pequeña porción de la que he hablado anteriormente. Desdeñamos la derrota porque alguna vez conocimos el triunfo; pero ¿qué significa perder? ¿qué significa encontrase de frente con un destino imperfecto? ¿qué significa morder el polvo? Por años nos hemos dado cuenta que la derrota es huérfana y el triunfo es multitudinario. La derrota no tiene pies ni cabeza pero sí pocos culpables. El triunfo es de todos… mejor dicho: de casi todos. ¿Sería justo criticar el esfuerzo de nuestros atletas aunque hayan hecho de la derrota su aliada? ¿Y los sudores vividos? ¿Y los ahíncos dónde quedan? Al igual que Kaspárov, que luchará contra todos los demonios de la derrota, sería justo poner la frente en alto ante la lucha de quienes son huérfanos de triunfo. 

 
Twitter @EliudVelazquez

Facebook Eliud Velázquez Barba

 

Correo [email protected]

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Policías realizan operativos en...
Policías realizan...
“Despegan”...
Mayo 2017
Kellogg’s comprará...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER