ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
23, Agosto 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
MARKETING...
Perspectiva Electoral 2016, el 46% del PRI
13, Febrero 2016
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

La elección del 2016 se está configurando como una elección que pinta para estar muy entretenida. Esto, por las variables que se ve que están entrando en juego por lo menos hasta el día de hoy. Vale la pena analizar pues, cómo se han dado las elecciones para gobernador en los últimos tres sexenios. Y poder así entender qué podría pasar en el 2016 en función de lo que ha pasado en elecciones anteriores. En este texto, vamos a analizar específicamente las elecciones a gobernador en 1998, 2004 y 2010.

En el inicio del análisis, resulta interesante señalar un dato de la elección de 1998. Para sentirnos algo viejos: resulta que casi el 2% del listado nominal del día de hoy ni siquiera había nacido en el momento que se celebraba esa elección (y sin embargo muchos de nosotros la recordamos como si fuera algo reciente). Más impresionante el dato, cuando vemos que en general, el 39.31 del listado nominal del día de hoy, no tenía ni siquiera edad para votar en aquella elección. 

En la memoria y estadísticas históricas de las votaciones para gobernador, encontramos una constante muy interesante respecto a la votación del PRI y la votación de la oposición al PRI. Este dato es que el PRI ha obtenido, desde la elección de Juan S. Millán en 1998, en promedio el 46.70% de la votación. Independientemente del resultado, incluso en el caso de Jesús Vizcarra que pierde la elección, el PRI desde 1998 hasta el 2010 ha logrado en promedio el 46% de la votación.

En 1998 el candidato ganador fue Juan Millán con 397,233 votos (el 46.88% de la elección), una ventaja de 15 puntos porcentuales o bien, 123,919 votos de ventaja respecto al candidato del PAN, Emilio Goicoechea Luna. 

En 2004 el candidato ganador, Jesús Aguilar, obtuvo 427,585 votos (el 46.86% dela elección), una ventaja de solo 1.2% puntos porcentuales respecto al candidato del PAN, Heriberto Félix Guerra, o bien, 11,380 votos de ventaja. 

Y en el 2010, el PRI en alianza obtiene 515,483l votos (de nuevo el 46.36% de la elección), contra 576,431 de la alianza del PAN, siendo el ganador en este caso el actual Gobernador Mario López Valdés, con una ventaja de 5.5 puntos porcentuales, o bien 60,948 votos de ventaja.

Ahora bien, en cuanto a participación ciudadana, vemos también una constante. En el 98 votaron 847,357 electores de un listado de 1’413,242. Esto es una participación de casi el 60% del electorado. En el 2004 votaron 912,569 electores de un listado de 1’655,160, esto es una participación del 55%. Y en 2010 votaron 1’111,891 electores de un listado de 1’905,595, lo que nos da una participación del 58%.

Si consideramos estas estadísticas a manera de tendencia, podríamos estar viendo una elección en este año por arriba del 55%. Al día de hoy, el listado nominal cuenta con 2’077,257 electores. Esto quiere decir que podrían votar 1’142,491 electores. Por lo que el PRI podría aspirar a por lo menos 525,546 votos, con su histórico 46%. El PAN (ya sea en alianza o por separado) podría aspirar a por lo menos 491,271 votos. Por lo que tendremos en juego aproximadamente 125,000 votos que pueden generarse y atraerse por distintos motivos, ya sean Alianzas o atracción del candidato de cada partido. 

Hace algunas participaciones hablamos de que el candidato ganador, en caso de tener una elección de dos fuerzas políticas como estamos viendo que se está configurando, necesitaría de más de 600,000 votos. Entre 610,000 y 630,000 para ganar holgadamente. Y este análisis lo confirma con los históricos de votación de los partidos. 

En resumen, este análisis nos refleja dos estrategias que los partidos políticos y sus candidatos tienen que establecer. La primera es cómo mantener su base votante (es decir, aquellos que han votado por ellos). Y la segunda es cómo convencer a aquellos que podrían votar por los proyectos de los partidos de esta elección. Y en Sinaloa, ninguna de las dos parece que será tarea fácil.

 

Juan Burgos

www.thinksite.biz

www.facebook.com/juanburgos

 

www.twitter.com/juanburgos

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Liberan el estrés deportistas...
Liberan el estrés...
Momento en que la...
Nadaba en aguas de...
Nadaba en aguas de...
Julio 2017
"Agarré a mi hija y...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
‘Revisión a...
Localizan osamenta en...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER