ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
26, Junio 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
DOBLE FILO
Los Tunfiates de las sucesiones (6)
21, Julio 2015
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

El relevo del gobernador Antonio Toledo Corro surgió de una jugada política del Presidente Miguel de la Madrid, que afectó muchísimo los proyectos futuristas de Francisco Labastida Ochoa, secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal (SEMIP) y Ernesto Millán Escalante, Senador. Labastida luchaba para ser candidato presidencial -desde entonces- y Millán Escalante sólo esperaba la llamada de Los Pinos y venirse a Sinaloa, de candidato a Gobernador.


Horas antes del "destape" oficial, el Presidente del CEN priista, Adolfo Lugo Verduzco, le ratificó al senador que, únicamente esperará la llamada del Presidente De la Madrid y asunto arreglado. Ese arroz ya se coció, le agregó. 

Y así lo manifestó don Ernesto a varios sinaloenses -entre ellos a un servidor, en la Cámara de Senadores- , la víspera del dedazo. Abril 17 de 1986. 

La llamada presidencial nunca llegó, pero a Labastida sí. A punto de partir a Canadá a una gira relacionada con su trabajo, fue citado urgentemente en Los Pinos. Los colaboradores de Labastida lo esperaban en el hangar presidencial con el jet listo, extrañados de la tardanza. Las turbinas callaron.

De la Madrid comunica a Labastida su nuevo destino: el gobierno de Sinaloa. El titular de SEMIP, no esperaba recayera en él la candidatura a Gobernador. Es más, apoyaba en ese proyecto, al Senador Millán Escalante.

Molesto porque de esa forma lo sacaban del handicap presidencial del 88, Labastida, fue calmado por el poderoso secretario particular del Presidente, Emilio Gamboa Patrón, aliado de Carlos Salinas de Gortari, titular de Programación y Presupuesto y de ahí a Presidente de México.

Salinas, perversa y políticamente, fue anulando dentro del gabinete presidencial de De la Madrid, a sus más fuertes competidores por la candidatura presidencial.

De la noche a la mañana, le cambiaron la jugada a Labastida y fue Gobernador de Sinaloa 1987-1992. Y ocho años después- el 2000- logra su anhelo de ser candidato presidencial y pierde frente al panista Vicente Fox.

Don Ernesto, al enterarse que en horas, teniendo todo listo, se le cayó estrepitosamente la amarrada candidatura a Ggobernador. Se deprimió y explotó contra De la Madrid. Nadie nos lo contó: lo escuchamos.
Labastida, en buen gesto, le ofreció la candidatura a la alcaldía de Culiacán, y don Ernesto aceptó y ganó. Al final salieron mal. Al modo de la política.

Antes de armarse la candidatura a presidente municipal, Don Ernesto prestó su casa recién remodelada a Labastida. En la colonia Gabriel Leyva. Frente a Radio UAS.

A su vez, Millán Escalante se fue a vivir a una casa en Las Quintas -recién arreglada, también-, que le prestó Clemente Fernando Arizmendi Martínez (QEPD), hermano de un servidor. 

Mientras tanto, en Ciudad de México, Salinas de Gortari sudaba frío, ya que el Presidente De la Madrid designaba nuevo titular de SEMIP, Alfredo del Mazo, que pidió licencia como gobernador del Estado de México, metiéndose con mucha fuerza al handicap presidencial. 

El grupo político sinaloense Chilorio Power, sumados al equipo de Del Mazo. Cercanísimos. David López Gutiérrez y Heriberto Galindo Quiñones, principalmente.

Al amanecer del 4 de octubre del 87, los Chilorio -al parecer todo orquestado por Heriberto- , provocaron un destape en falso, a favor del Procurador General de la República, Sergio García Ramírez. El periódico La Jornada, hasta una edición extra sacó, con toda la trayectoria de Don Sergio. 

Sabedores que el beneficiado por el dedazo era Salinas de Gortari, y no Del Mazo, los Chilorio, intentaron abortar el destape de Salinas. Obviamente no les funcionó. Y Don Sergio, gracias a su madurez y experiencia, no cayó en el canto de la confusión, ya que afuera de su residencia, empezaron a llegar simpatizantes.

Lo dicho, la alineación del gabinete delamadridista con miras a la elección presidencial del 88, impacto en el rumbo político de Sinaloa… De Millán Escalante... Y de Labastida que, por lo visto, llego tarde a la candidatura presidencial del 2000, perdiendo… En el 88, seguro gana y Sinaloa hubiera tenido Presidente de cabecera... ¡Corte... y Lástima que Cauti Lauti! (P.D. Sobre este mismo tema, se recomienda leer el DOBLE FILO de 18 de febrero de 2014. Destape Fallido).
Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Policías realizan operativos en...
Policías realizan...
“Despegan”...
Mayo 2017
Kellogg’s comprará...
Festeja Exa a las...
Lobos es de Primera...
Momento exacto del...
Javier no se fue...
‘Nos están...
Momento exacto del...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER