ACCESO
Por favor teclee su usuario y contraseña para acceder a las funcionalidades extras, así como personalizar la suscripció al boletín de lineadirectaportal.com
No soy usuario, deseo registrarme.
21, Agosto 2017


CONTACTO   
HEMEROTECA   
COLUMNAS
FILOSOFIA DE CANTINA
Esta futbolera sensación de ternura
18, Junio 2014
Otras columnas del autor
Más columnas del autor...

¿Es acaso el futbol el mal de todos los males en un país que vive en ebriedad política y en estado de coma? ¿Somos víctimas de los gobernantes por el simple hecho de ver un partido de futbol televisado con una duración de dos horas?

«Y a quienes nos interesaba el futbol se nos consideraba contrarrevolucionarios o, al menos, cómplices de la desgracia y de los poderes institucionales que mantenían al país en estado de coma» escribió Guillermo Fadanelli en su columna del periódico El Universal hace un par de meses, en espera de la justa futbolera más importante: la Copa Mundial de Futbol a realizarse en Brasil.

 La frase saltó como un pez entre la corriente del río que va hacía las salinas del mar. Este pequeño grito en el amazonas exaltaba la lucha eterna de la sabiduría de los que «no ven futbol» y lo que nos «idiotizamos» con el arte de las patadas y la rechifla, de la sangre que se agolpa sobre el pecho ante el error a escasos metros de la portería, de la oscura justicia del árbitro, de la jugada de fantasía, del taconazo como pase de asistencia, de lo que nos eriza la piel.

La idea del creador de Lodo era sencilla ¿Es acaso el futbol el mal de todos los males en un país que vive en ebriedad política y en estado de coma a causa de tipos sin escrúpulos embestidos de colores patrióticos y mesiánicos? ¿Somos víctimas de los gobernantes por el simple hecho de ver un partido de futbol televisado con una duración de dos horas? No lo creo. Como si el futbol fuera la primicia de la demora y la devastación económica y social.

Dos cosas son de llamar la atención. Primero. Desde las atiborradas redes sociales sobre esta postura de «inteligencias» se vino un alud de críticas a la discusión de las leyes secundarias de la reforma energética, la cual se llevaría (¡qué miedo!) en pleno Mundial y en segundo término: la posición ideológica de los no mimetizados por el futbol acerca de la cultura, el arte y los libros. Ahora todos recomiendan, en épocas de futbol mundialista, leer a Juan Villoro (Dios es redondo) Eduardo Galeano (El futbol a sol y sombra) o Ryszard Kapu?ci?ski (La guerra del futbol) por sus temáticas de futbol. Es curioso encontrarte con las famosas recomendaciones de los «no idiotizados por el futbol». Quizá signifique que en tiempos de guerra habrá que leer de guerra, en tiempos de hambre, por obvias razones leer sobre la inanición. Aún peor ¿en tiempos de felicidad leeremos a Paulo Coello?

 

La primera ha demostrado que la incapacidad de nuestros políticos para decidir sobre cómo llevar este país es nula y el desconocimiento de un pueblo ávido de victorias es aún más. La segunda sólo demuestra que los snob no han dejado de existir ¿Todos han leído los libros que han recomendado? sencillo ¿Todos conocen la ley del trabajo de un país que se vende y que se cae a pedazos?

Un tiro a gol no soluciona las prisas y las penurias de las decisiones.

 Los aficionados (al futbol) exigen y piden a los jugadores las explicaciones que no solicitan a sus gobernantes» termina Fadanelli.

No se puede juzgar a un país, futbolero o no futbolero, por sus gustos mediáticos, deberíamos empezar a cuestionar a las grandes mentes e ideólogos de este devastado país.

 [email protected]

 

Otras Noticias
Estado
MÁS LEÍDAS
Liberan el estrés deportistas...
Liberan el estrés...
Momento en que la...
Nadaba en aguas de...
Nadaba en aguas de...
Julio 2017
"Agarré a mi hija y...
Confirman granizada...
'Brotan' nuevos...
‘Revisión a...
Localizan osamenta en...
Descarga la APP de Línea Directa en tu MOVIL
TWITTER