Pide Fiscalía 14 años de cárcel para exfuncionario involucrado en compra de colchones ‘podridos’

También platean que pague los más de 4.5 millones de pesos de daño al erario y que sea inhabilitado en el servicio público

Culiacán, Sin.- La Fiscalía Anticorrupción pidió 14 años de cárcel para el excoordinador administrativo de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado, Carlos Baltazar Castro Olivas, acusado de la compra de colchones en mal estado que fueron entregados a damnificados por la depresión tropical 19-E en septiembre pasado en Sinaloa.

Fue el pasado 23 de octubre de 2018 cuando el exfuncionario fue vinculado a proceso por los delitos de peculado y negociaciones ilícitas acusado de pagar por los colchones “podridos” más de 3 millones de pesos a un particular de nombre Francisco Benjamin Landgrave Buelna que se señaló, es su amigo, y a la empresa El Mariachi S.P.R. de R.I.

Te puede interesar: Exfuncionario acusado de comprar colchones ‘podridos’ buscará librar la cárcel

De estos depósitos únicamente existe constancia de las trasferencias bancarias y no hay facturas de las compras de colchones. Además que ni la empresa ni la persona física, se dedican al giro de venta de estos artículos. 

Este jueves en audiencia intermedia en la Sede Regional de Justicia Penal Acusatoria y Oral, en Culiacán, el Ministerio Público desglosó que por peculado estarán pidiendo la pena máxima de 10 años de prisión, 200 días multa y la inhabilitación por 20 años en el servicio público; y por el delito de negociaciones ilícitas 4 años de cárcel, 240 días multa y la inhabilitación por 8 años.

En suma, agregaron, pedirá para Castro Olivas 14 años de cárcel, 440 días de multa, es decir, el pago de 35 mil 464 pesos y que sea inhabilitado 28 años.

Además, plantean la reparación del daño por 4 millones 554 mil 560 pesos, de los cuales 2 millones 970 mil pesos son del costo de los colchones, un millón 151 mil 100 pesos por una segunda compra y 433 mil 550 pesos por el gasto de incineración de los colchones “podridos”.

La Fiscalía señaló que los colchones habían sido comprados a sobreprecio, no cumplían con los estándares de calidad y fueron entregados a la población pese al alto riesgo a enfermedades por las condiciones insalubres de los productos.

El Juez Juan Luis Quiñonez Beltrán dictó el auto de apertura de juicio oral contra el imputado y será próximos días cuando se dé a conocer la fecha de inicio.

A lo largo del juicio se habrán de presentar a dar su testimonio el entonces secretario de Desarrollo Social Raúl Carrillo Castaños, la secretaria particular del acusado y otros funcionarios de la Sedesol. También Morayma Yaseen Campomanes, de la Secretaría de Economía del Estado que fue quien lo acusó de encargarse de la logística y compra de los colchones durante la contingencia.

De igual manera, fueron ofrecidos como testigos su amigo Landgrave, a quien le hizo dos depósitos millonarios. Además de cuatro vendedores de Jalisco de colchones reciclados, la intermediaria y el presentante legal de la empresa El Mariachi.

La Fiscalía quería presentar los testimonios de cinco personas afectadas con las lluvias, a quienes les donaron colchones en mal estado, pero la defensa se opuso y fue negado por el Juez al considerarlo impertinente tomando en cuenta que los delitos que se le acusan son de peculado y negociaciones ilícitas.

El exfuncionario lleva el proceso en libertad, únicamente con la prohibición de salir de Sinaloa y se tiene que presentar mensualmente ante la Unidad de Medidas Cautelares.

Los colchones repartidos a los damnificados estaban forrados con tela nueva, pero las personas descubrieron que en el interior eran colchones sucios, incluso en algunos se encontró basura, pañales usados y hasta sangre e impactos de bala.

Fuente: Línea Directa

Comentarios