¡Noooo! ¿Te imaginas cómo sería vivir sin aire acondicionado?

En la época de calor se incrementa el uso de los aparatos, aunque en el mundo se viven temperaturas extremas

Aparato de aire acondicionado (imagen ilustrativa).

Aparato de aire acondicionado (imagen ilustrativa).

México.- Los diversos cambios en las temperaturas en el mundo, sobre todo las que tienden a mitigar un planeta cada vez más caliente, sería imposible de aguantar sin los sistemas  de enfriamiento no solo en los hogares, sino en las empresas ya áreas laborales.

El calor afecta a la conservación de los alimentos, lo cual a su vez repercute impactando la salud de las personas, por ello se hace más necesario usar los aires acondicionados y misplits.

Las noticias son alarmantes: cada año se rompe el récord máximo de temperaturas mientras el mundo observa como el Ártico y Groenlandia se deshielan; se registra una reducción de la capa de hielo de la Antártida, y las olas de calor son cada vez más recurrentes.

Empecemos por recordar  la oleada que golpeó a Europa el pasado junio, que según los expertos fue el mes más cálido jamás registrado, en muchas imágenes se mostraron lugares donde los acalorados locales y turistas en las ciudades buscando refrescarse de todas las formas posibles. ¿Se imaginan lo que sería atravesar estas oleadas de calor sin sistemas de enfriamiento?

Sin duda, el aire acondicionado y los sistemas de refrigeración en general son una de las maravillas del mundo moderno, pero ¿sabían que mil 100 millones de personas enfrentan riesgos por la falta de acceso a estos sistemas de enfriamiento, la gran mayoría de ellos en Asia y África? En América Latina, el país más expuesto a estos riesgos es Brasil.

Según datos internacionales las perspectivas escalofriantes es proveer enfriamiento sostenible para todos elaborado por el equipo de Energía Sustentable para Todos del Banco Mundial y Naciones Unidas, los sistemas de refrigeración son esenciales para lograr gran parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Un estudio de 2017 predice que, para fines de este siglo, si las emisiones de carbono continúan en su trayectoria actual, tres cuartas partes de la humanidad enfrentarán un calor mortal.

Si bien es cierto el aire acondicionado es un gran aliado para mitigar el calor, sin embargo, los sistemas de refrigeración inadecuados pueden exacerbar el problema.

El enfriamiento normal de las empresas genera un círculo vicioso: a medida que el mundo se calienta, la mayor demanda de refrigeración aumenta los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero que, a su vez, elevan las temperaturas y hacen que el acceso a la refrigeración sea aún más crítico, al mismo tiempo que pone en peligro la seguridad humana y los medios de vida.

Los dispositivos de refrigeración convencionales, tales como refrigeradores, aires acondicionados, enfriadores a escala industrial y otros dispositivos, representan hasta el 10 por ciento de todas las emisiones globales de gases de efecto invernadero, lo que equivale a más del doble de las emisiones generadas por la aviación y el transporte marítimo.

Es por ello que adoptar una refrigeración correcta, eficiente, asequible y sostenible en los países en desarrollo puede ayudar a reducir la pérdida de alimentos, mejorar la salud, gestionar la demanda de energía y combatir el cambio climático. Por ejemplo, solo reducir a la mitad la pérdida de alimentos con refrigeración y cadenas de frío podría cubrir las necesidades alimenticias de 1.000 millones de personas desnutridas.

El estudio destaca que por el lado de la demanda, se deben implementar políticas y regulaciones para reducir la necesidad de refrigeración en edificios residenciales, comerciales e industriales. Una mejor eficiencia térmica de los edificios, a través del aislamiento del calor con un mayor flujo de aire y techos más frescos, reduce en gran medida el enfriamiento mecánico. También se puede mejorar la planificación urbana, por ejemplo, expandiendo los espacios verdes en las ciudades.

Un punto importante es usar incentivos para cambiar el comportamiento de las personas hacia un menor uso del aire acondicionado y fomentar la utilización de aparatos de eficiencia energética.

Los gobiernos pueden incorporar la refrigeración sostenible en sus compromisos climáticos (contribuciones determinadas a nivel nacional) y garantizar que se incluyan consideraciones de refrigeración sostenible en los proyectos de servicios de energía, urbanos, de transporte, agrícolas y de salud, entre otros, recomienda el estudio.

Finalmente, los países pueden aumentar la generación y el uso de energía renovable, incluso a través de soluciones de almacenamiento térmico en supermercados y grandes edificios para gestionar mejor un incremento de la demanda de electricidad.

Fuente: Línea Directa

Comentarios

in mattis ipsum risus. mattis et, ut leo tristique ante. libero. consectetur